Estados Unidos considerará seriamente levantar casos de solución de controversias contra México relacionados con el mercado laboral y los productos biotecnológicos en el marco del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), afirmó Robert Lighthizer, titular de la representación comercial de la Casa Blanca.

En su comparecencia ante el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes para discutir la Agenda de Política Comercial 2020 del Presidente, Lighthizer dijo que planea iniciar consultas sobre la negativa de México a autorizar productos biotecnológicos.

En cualquier caso, añadió, el gobierno estadounidense tomará medidas “temprano y con frecuencia” para revertir violaciones en el marco del T-MEC. Ante todo, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de México no ha tomado ninguna decisión sobre las solicitudes de autorización de productos de biotecnología agrícola destinados a su uso en alimentos y piensos desde mayo del 2018.

La Ley de Bioseguridad de México requiere que la Cofepris tome una decisión sobre una solicitud completa dentro de los seis meses posteriores a la recepción.

Estados Unidos está presionando a México para que se asegure de que la Cofepris se compromete y complete su procedimiento de aprobación para productos de biotecnología agrícola sin demora indebida, además de mantener un proceso transparente.

También México ha rechazado las solicitudes de cultivo de algodón biotecnológico. La Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) argumenta que el algodón biotecnológico ha sido cultivado en México durante 25 años sin evidencia de impacto adverso en la biodiversidad.

En términos generales, el gobierno de Estados Unidos continúa presionando a México para que reconsidere estas aplicaciones y utilice un enfoque basado en la ciencia.

Durante la audiencia ante los legisladores, Lighthizer dijo que Estados Unidos planeaba iniciar consultas con México sobre los productos biotecnológicos y agregó que probablemente tendría que presentar una disputa Estado-Estado para resolver el problema.

La semana pasada, Chuck Grassley, presidente de Finanzas del Senado, dijo Estados Unidos podría llevar a México a por lo menos dos paneles de solución de controversias Estado-Estado, con casos relacionados con el bloqueo del glifosato y la suspensión de permisos de biotecnología agrícola.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México (Semarnat) ha rechazado los permisos de importación de glifosato. Desde agosto de 2018, cuando un veredicto judicial determinó que RoundUp (el herbicida a base de glifosato más popular) fue responsable del cáncer terminal de un hombre, las demandas colectivas se han dirigido a compañías de alimentos procesados.

[email protected]