La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) aseguró que es ilegal la directriz de emergencia para el bienestar del Consumidor de Gas Licuado de Petróleo que publicó la Secretaría de Energía en la que exhorta a la CRE a establecer una metodología para fijar precios máximos al consumidor final de gas LP, en un plazo máximo de tres días, la cual tendría una vigencia de seis meses.

Dicho exhorto es contrario al mecanismo establecido en la Ley de Hidrocarburos (LH) para regular los precios del gas LP, el cual requiere de una declaratoria de ausencia de condiciones de competencia por parte de la Cofece como condición necesaria y previa a una regulación de precios, explicó el regulador en competencia económica.

"En específico, el artículo 82 de la LH menciona que los precios de las actividades de expendio al público de gas LP se determinarán conforme a las condiciones de mercado", aseguró, "por su parte, el artículo 77 del Reglamento de las Actividades a las que se refiere el Título Tercero de la Ley de Hidrocarburos menciona que la distribución no vinculada a ductos de gas Licuado del Petróleo no estará sujeta a la regulación de precios, salvo determinación en contrario de la Cofece".

La lógica detrás de este mecanismo es que únicamente en mercados en los cuales no existen condiciones de competencia deben establecerse precios máximos. De lo contrario, la regulación de precios podría tener consecuencias contrarias a lo que pretende la Directriz, como el desabasto o escasez de gas LP, alertó el regulador.

Así, si en su caso fuese necesario regular el precio del gas LP, esta decisión dependerá de que cada una de las autoridades involucradas cumpla, conforme a sus facultades, con el debido proceso establecido en la normativa. 

Esto es, que Cofece concluya su investigación y determine si existen o no condiciones de competencia efectiva, y en caso de no existir, que la CRE detone un proceso de regulación en dicho mercado para establecer precios máximos en la distribución de gas LP a los consumidores finales.

Cabe recordar que el martes, la Secretaría de Energía solicitó al regulador autónomo del sector, la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que en un lapso de tres días emita una normatividad para fijar los precios máximos del gas licuado de petróleo (LP) al consumidor final. En tanto, la CRE tendrá una sesión ordinaria de su órgano de gobierno este jueves a las 13:00 horas, en la cual se prevé que aborde el tema. 

De con la directriz de emergencia enviada, que incluye el anteproyecto enviado por la Secretaría de Energía a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) el control de precios es necesario para frenar los incrementos observados entre mayo del 2020 y mayo del 2021.  

“Se observó un incremento de 28% en el periodo de mayo de 2020 a mayo de 2021 en el precio promedio ponderado nacional del gas LP reportado por los distribuidores, además de un componente de desigualdad regional en el comportamiento de dichos precios, por ejemplo, en el caso de la Ciudad de México en el mismo periodo se observó un incremento de precios de 37%, superior al promedio nacional”, expuso el organismo encabezado por Rocío Nahle. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo en días pasados que se establecería un precio máximo de venta para el gas doméstico ante el monopolio que mantienen cinco empresas en el país.  

Posteriormente, anunció que en dos meses dará el banderazo de salida para la distribución del combustible subsidiado que será distribuido mediante cilindros con la marca gubernamental “Gas Bienestar” en la alcaldía de Iztapalapa, en la Ciudad de México y se continuará con todo el Valle de México para que después se coloquen instalaciones de esta empresa que venderá el gas que Pemex produce o importa en grandes concentraciones urbanas.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg