Al tercer trimestre del 2019 la tasa de desocupación se colocó en 3.6% de la población económicamente activa (PEA). Este nivel de desempleo superó en 0.3 puntos porcentuales el registrado durante el mismo periodo del año pasado.

En comparación inmediata el desempleo en México se incrementó 0.1 puntos porcentuales del segundo al tercer trimestre del año, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo dadas a conocer este jueves por el Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Al periodo julio-septiembre de 2019 se registraron cerca de 2.1 millones de desocupados en el país. Esta desocupación contempla a todos los mexicanos económicamente activos que declararon estar en busca de empleo y no haber trabajado ni siquiera una hora en la semana de levantamiento.

La informalidad laboral

El aumento de los desempleados se acompañó de una baja modesta en el total de trabajadores informales. En el lapso julio-septiembre la tasa de informalidad se colocó en 56.4%, un resultado 0.2 puntos porcentuales menor que el año pasado y 0.1 puntos porcentuales menor que el trimestre previo.

La combinación de estos indicadores implica que algunos de los trabajadores que abandonaron la informalidad pudieron incorporarse al desempleo. Y pese a la baja en el grado de informalidad, todavía poco más de la mitad de los trabajadores en México se ocupó en empleos no formales.

Trabajar en la informalidad puede implicar alta vulnerabilidad económica, como no tener contratos, un salario asignado, no contar con prestaciones e incluso no tener acceso a las instituciones de salud.

Hasta el corte del tercer trimestre del 2019 en México se registraron 31.2 millones trabajadores informales, en términos absolutos esto implicó un aumento de 1.8% en relación anual.

Del total de informales 15.2 millones son trabajadores que operan negocios familiares sin los registros pertinentes. 7.5 millones son empleados de empresas, instituciones y gobierno que se ocupan bajo regímenes que no empatan con las leyes laborales, 6.1 millones pertenecen al sector agropecuario y 2.3 millones son trabajadores domésticos.

Subocupación, ocupación parcial y precarización aumentan

Algunas de las tasas complementarias relacionadas con la situación laboral en México también mostraron resultados negativos al tercer trimestre del año.

La subocupación contempla a todos los trabajadores que aún con empleo buscan otro para completar sus necesidades temporales o económicas. En comparación con el año pasado la población en esta situación aumentó 0.8 puntos porcentuales ubicándose en 7.7% de los ocupados.

La ocupación parcial aumentó 0.5 puntos porcentuales ubicándose en 9.6% de los económicamente activos. Lo que implica que 10 de cada 100 mexicanos se encuentran sin empleo o trabajando menos 15 horas a la semana.

Por su parte, la tasa de condiciones críticas de ocupación incrementó 3.5 puntos. Los trabajadores en condiciones precarias de tiempo o ingresos pasaron de representar el 15.6% del total al 19.1 por ciento.