México está en pleno proceso de descentralización de pasajeros aéreos. En el pasado, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) era el más importante para el país y, de manera natural están cambiando las cosas porque se están desarrollando otros centros de conexión como Guadalajara, Cancún, Monterrey o Tijuana, aseguró el director del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), Raúl Revuelta.

En dicho escenario y en comentario estrictamente técnico, consideró que el recién inaugurado Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) está ubicado en una zona donde hay, por lo menos, un potencial de seis millones de pasajeros en el área de Pachuca, los cuales ya tienen opciones de tiempo y costo para viajar.

Más allá de la saturación que presenta el AICM, debemos ver lo que está ocurriendo: hay regiones del país, como el Bajío, occidente o norte en las que su economía ha crecido en los últimos 20 años por arriba del resto del país por la industria automotriz, manufacturas o agricultura. Es natural que una zona que se desarrolla tenga más vuelos, nacionales e internacionales, y es lo que estamos viendo”, agregó.

En entrevista, el director del grupo que opera 12 aeropuertos (entre ellos los de Guadalajara, Tijuana, Puerto Vallarta y Los Cabos), recordó que además de los viajes de negocios, los vacacionales y las visitas a familiares están contribuyendo al reacomodo.

Como ejemplo, refirió que Guadalajara en el 2009 atendió a cerca de seis millones de pasajeros y al cierre del 2022 rondarán los 15 millones y entre las rutas que no se podía imaginar hace 12 años están: Guadalajara-Madrid (operada por Aeroméxico) y Guadalajara-Bogotá (que iniciará próximamente VivaAerobus).

De esa manera el aeropuerto de Guadalajara, en el caso de GAP, se convierte en un punto estratégico para conectar con los destinos finales de los pasajeros, que anteriormente debían hacer escala en el AICM. Lo mismo que ocurre, por ejemplo, con la terminal de Cancún a donde pueden llegar directamente viajeros de Europa, Estados Unidos y Centro y Sudamérica.

Desde la perspectiva de Revuelta, el Aeropuerto Internacional de Toluca también retomará, en breve, la actividad que tenía por la creciente necesidad de transporte, aunque entre los retos que ello representa es volver a facilitar los accesos terrestres.

Para fomentar que las aerolíneas apuesten a llegar a los aeropuertos de GAP, el director explicó que ofrecen diversos estímulos: descuentos en todos los servicios aeroportuarios (TUA, pernoctas, pasillos de interconexión, aerobuses) y adicionalmente programas de publicidad para promover las rutas.

“Cada aeropuerto tiene su estrategia. Nosotros pensamos que siempre al poner un avión o una ruta se asumen un chorro de riesgos y como aeropuerto ayudamos a la aerolínea para que no se coma el riesgo sola. El beneficio es mutuo”, agregó.

- ¿Los aeropuertos de Guadalajara, Cancún, Monterrey seguirán viendo el beneficio de la descentralización?

- Por supuesto y ya hablamos de multi hubs, porque igual puedo hablar de Tijuana, que pasó de tener tres millones de pasajeros en el 2015 a 12 millones con los que se prevé cerrar el 2022. No hay aeropuerto que haya crecido más, casi no le pegó la pandemia porque hay una gran conexión con la zona California, en EU, y con todo México. Es el aeropuerto con más conexiones domésticas. Estamos en un país que da para varios centros de conexión con vuelos punto a punto.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx