La Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf) denunció que las autoridades federales de salud, a través de Cofepris, establecen criterios más flexibles en la autorización de registros sanitarios para las empresas extranjeras, afectando de manera importante a la industria farmacéutica nacional.

En un comunicado de prensa, la Amelaf denunció en el Acuerdo de la Secretaría de Salud en su artículo primero indica que corresponde a la Cofepris resolver la procedencia de las solicitudes de registro sanitario de los medicamentos e insumos que provengan del extranjero, en un plazo de cinco días hábiles; mientras que para la industria nacional, les seguirán aplicando el Reglamento de Insumos para la Salud que señala 180 días naturales para genéricos y 240 días naturales para moléculas nuevas.

Por lo anterior, cuestionó la Amelaf, se da un trato preferencial a los extranjeros, además de que no se ha visto un acuerdo semejante para modificar los tiempos de atención a sus trámites, los cuales llevan tiempo esperando autorización, hecho que no da la posibilidad de competir de manera pareja.

Tal y como está el Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación, “pone a los fabricantes mexicanos en desventaja”.

pilar.martinez@eleconomista.mx