El Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT, por su sigla en inglés) dio su visto bueno final a la alianza entre Delta Airlines y Aeroméxico, aligerando marginalmente las condiciones impuestas a las empresas para poder hacer efectivo el acuerdo.

La máxima instancia regulatoria del transporte de Estados Unidos decidió otorgar su aval sujeto a la desinversión de 24 pares de slots en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y cuatro en el Aeropuerto John F. Kennedy, de Nueva York, dando un total de 28 pares.

En su aprobación tentativa, emitida el 4 de noviembre, ya estaban contemplados los 24 pares de horarios de vuelo en el AICM, pero para el caso del aeropuerto neoyorquino solicitaba la cesión de seis y no cuatro pares. En cuanto al periodo de validez de la aprobación al pacto Aeroméxico-Delta, el DOT mantuvo su posición de que el acuerdo únicamente tenga una vigencia de cinco años, lapso tras el cual se reconsiderará en función de determinadas condiciones sobre la operación del AICM.

De acuerdo con el análisis del DOT, que consideró la información que ha generado al respecto la Comisión Federal de Competencia Económica, el sistema de asignación de slots del AICM es opaco y no se guía por criterios procompetitivos, que permitan la expansión de la oferta de servicios de transportación aérea de otras aerolíneas competidoras.

Debido a lo anterior, el DOT estimó que no sería deseable que la alianza que implica compartir activos como slots, mostradores y sistemas, entre otros fuera aprobada indefinidamente.

Aeroméxico y Delta se mostraron decepcionadas de las condiciones impuestas por el DOT el 4 de noviembre pasado e incluso sugirieron que éstas ponían en riesgo la alianza, pues la caducidad planteada por el DOT generaba incertidumbre y desalentaba el desarrollo de inversiones a futuro.

El 22 de noviembre, días después de dado a conocer el dictamen preliminar del DOT, el precio de las acciones de Aeroméxico se desplomó casi 10% en la Bolsa Mexicana de Valores, ante el temor de que el pacto con Delta fuera reconsiderado.

empresas@eleconomista.mx