Las exportaciones mexicanas de azúcar que podrán enviarse a Estados Unidos sumarán 1 millón 454,000 toneladas en el ciclo 2014-2015, lo que significa una baja de 31.7% frente a las ventas a ese mismo destino del ciclo previo, informó la Secretaría de Economía (SE).

De ese volumen, la dependencia publicará un aviso en los próximos días para autorizar un cupo por 1 millón 163,000 toneladas, equivalentes a 80% del total.

El cupo es resultado de una fórmula que determina el volumen permitido en toneladas métricas el valor crudo, con base en el mínimo de dos variables: el excedente de oferta de México y las necesidades de Estados Unidos.

El monto se estimó conforme a las previsiones actuales de la oferta y la demanda de los dos países y podría ajustarse al alza si crecieran las necesidades de azúcar en el mercado estadounidense.

En el ciclo 2013-2014 (inicia en octubre y termina en septiembre), México registró un máximo histórico en sus exportaciones de azúcar a su vecino del norte, con un volumen de 2 millones 130,000 toneladas, de acuerdo con datos preliminares del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

El monto del cupo es insuficiente y claramente urge que se despresurice el mercado interno , dijo Enrique Bojórquez, director general de Coprobamex, uno de los mayores compradores de azúcar de México y proveedor de PepsiCo.

La Secretaría de Economía publicará otro cupo en marzo, correspondiente a 20% de las exportaciones autorizadas a Estados Unidos, conforme a la fórmula establecida y las previsiones que entonces se tengan en los dos países.

El acuerdo bilateral establece que los montos se determinarán con base en el informe sobre las estimaciones de la oferta y la demanda agropecuaria mundiales publicado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (World Agricultural Supply and Demand Estimates Report), de diciembre del 2014.

El acuerdo, firmado en diciembre del 2014, implica suspender las investigaciones contra las importaciones de azúcar mexicana, por supuestos subsidios prohibidos y por dumping (precios por debajo de los costos de producción).

Si bien el Tratado de Libre Comercio de América del Norte fija la apertura total en el intercambio de productos, los dos países han recurrido a acuerdos de suspensión.

[email protected]