México y Argentina acordaron otorgarse mutuamente mayores beneficios en el comercio automotriz frente a los anunciados este lunes por Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, y Débora Giorgi, ministra de Industria de Argentina.

Los dos funcionarios informaron que el acuerdo consiste en concederse cupos de importación, libres de arancel, por 575 millones de dólares para los 12 meses que culminan el 17 de diciembre del 2013, por 625 millones de dólares para el siguiente año y por 187 millones de dólares para el trimestre restante.

Según el pacto, se podrá asignar un cupo adicional con la misma preferencia arancelaria si se cumplen cualquiera de dos alternativas.

La primera: a cada una de las empresas establecidas en México no se les cobrará aranceles para exportar a Argentina por el valor que exceda las importaciones que hagan por encima de las que hicieron desde ese mismo país sudamericano en el 2011.

La segunda: tampoco se les cobrará aranceles a las empresas que operan en México por el valor de las importaciones que cada una realice de productos automotrices de Argentina que exceda el cupo que se le asignó.

En cifras redondas y en dólares, el cupo para exportar al mercado argentino en el primer año se repartió así: General Motors, 145 millones; Volkswagen, 140 millones; Nissan, 103 millones; Ford, 99 millones; Chrysler, 59 millones, y Honda, 27 millones.

Para equilibrar su comercio, Argentina resolvió obligar a los importadores a acordar exportaciones por montos similares a los de sus compras foráneas, dólar por dólar . La Secretaría de Economía informó que una reciente denuncia en contra de Argentina en la Organización Mundial de Comercio fue retirada en todas sus aristas por México. Una de ellas era la política de dólar por dólar .

[email protected]