El Paquete Económico 2022 debe contener incentivos y apoyos a las mipymes para promover la reactivación económica, para lo cual, es viable que México contraiga deuda de hasta 3.1% del PIB para enfrentar las necesidades fiscales, propuso el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Medina Mora.

En el marco de la discusión del presupuesto federal para el 2022, el sector patronal celebra que no haya nuevos impuestos ni que se incrementen sustancialmente los existentes, pero, sostuvo que “no es suficiente”.

“Se requieren instituciones, incentivos y apoyos tangibles para promover la reactivación. Hoy, son necesarias políticas como las que promovía el extinto Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), fondos y programas para que más micro y pequeñas empresas surjan, se consoliden y prosperen generando empleos. Son muy relevantes porque las MiPyMEs representan más del 95% de las empresas del país”, comentó.

A través del documento Señal Coparmex, “El paquete económico 2022 debe ajustarse para ser realista: seis propuestas desde el sector empresarial”, se recomienda contraer deuda en este momento, equivalente al 3.1% del PIB, la cual permite contar con recursos que son necesarios sin afectar las finanzas públicas.

“Esos recursos para que sean útiles deben ser destinados no a gasto corriente sino a inversión productiva”, dirigidos a los apoyos del sector productivo, como sucede en otras naciones y como lo incentiva nuestro principal socio comercial, Estados Unidos, quien registra cifras positivas.

Como el gasto será mayor que los ingresos, se advierte un déficit de 875,000 millones de pesos, equivalente al 3.1% del PIB, explicaron los analistas de la Coparmex. “Es un hueco que se cubrirá con deuda o con posibles ajustes al gasto y parece razonable en el contexto actual”.

La reactivación económica como prioridad, no se tradujo en mayor apoyo a la Secretaría de Economía. Esta dependencia que debería apoyar con fuerza a las micro y pequeñas empresas, enfrentará un recorte del 48%, eliminándose dos programas relevantes: Microcréditos para el Bienestar y el de Apoyo Financiero a Microempresas, reprobó el presidente del sector patronal.

También, lamentó que el turismo, uno de los sectores más golpeados por la pandemia de Covid-19, no es prioridad en el presupuesto. De hecho, el 95% del presupuesto de la Secretaría de Turismo se destinará al Tren Maya (63,000 millones de pesos), lo que implica un aumento del 68% con respecto a 2021. Por su parte, el presupuesto para Promoción y Fomento Turístico recibe un aumento de sólo 1%.

Reconocemos, dijo el dirigente, que el Gobierno de México apueste por crecer el gasto impulsando una austeridad responsable.

“Los programas sociales son hoy más necesarios que nunca, pero se deben corregir sus deficiencias.  Deben focalizarse y estar anclados a incentivos para la superación de las personas. En muchos casos deben mejorarse las reglas de operación y la transparencia”, acotó.

kg