El gobierno federal dio a conocer un informe para argumentar que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) paga, por la operación de 19 gasoductos, hasta ocho veces más lo contratado a cuatro empresas.

En Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que solicitó a la CFE un informe sobre las empresas, la operación y contratos de gasoductos en el país. Indicó que, al revisar el informe, constató que las empresas TransCanadá, Sempra Energy-lenova, Fermaca y Carso tienen contratos “leoninos” con el gobierno federal.

“Fue desastroso lo que hicieron en los contratos para la construcción de los gasoductos, son contratos leoninos. Se tiene que pagar por esos gasoductos hasta ocho veces más lo contratado; es decir, si el gasoducto tiene un costo de 1,000 millones de dólares, hay que terminar pagando 8,000 millones de dólares de manera inexplicable, porque no sólo es la construcción, sino el sistema de financiamiento, totalmente desproporcionado. Ese es un caso, otro: paga la Comisión Federal los gasoductos y no pasan a ser propiedad de la CFE, siguen siendo propiedad de la empresa que los construyó. ¡Increíble! Y tres. Si por alguna razón se detiene la construcción, la Comisión Federal de Electricidad tiene que pagar multas a la empresa”, cuestionó.

El primer mandatario dijo confiar en que haya un “acuerdo” con dichas empresas, pues consideró que son muy onerosos sus servicios para el gobierno federal.

En tanto, la CFE difundió un informe en el cual el director general de la empresa, Manuel Bartlett, refiere que la tasa de rentabilidad de los gasoductos licitados después de la reforma energética es de 15.5%, mientras que los contratistas de Estados Unidos y Canadá obtienen por otorgar los mismos servicios una rentabilidad de 12 por ciento.

Esta rentabilidad es incluso menor a la que tenían antes de la reforma, reconoció, pero en comparación con la tasa de rentabilidad del Sistema Nacional de Transporte de Gas Natural (Sistrangas), la tasa de rendimiento que obtienen los contratistas que operan para la CFE es 5.4 puntos porcentuales superior al resto de los operadores que están bajo la gestión del Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas).

Después de la reforma, sistemas como Samalayuca-Sásabe, que Carso Electric y Promotora de Desarrollo de América Latina no ha logrado arrancar tras la suspensión por un amparo promovido por ejidatarios en Chihuahua, tienen una rentabilidad efectiva para el contratista de 32.3 por ciento.

Asimismo, el gasoducto marino sur de Texas-Tuxpan, tampoco ha podido construirse, por otra suspensión otorgada a pescadores que argumentaron daños ambientales en Tamaulipas; tiene una rentabilidad efectiva de 23.1% sobre lo contratado.

Finalmente, el Ramal Tula de la canadiense ATCO tiene una rentabilidad de 21.9 en Hidalgo, a pesar de que debió entrar en operaciones desde agosto del 2016, pero fue detenido por protestas comunitarias poco después de su adjudicación en el 2013.

De esta forma, el costo de transportar 1,000 millones de pies cúbicos por día es de 10,574 dólares en México, aunque los tramos no se encuentren en operación, mientras que en Estados Unidos el costo es de 3,420 dólares.

“Quiero aclarar que no buscamos afectar a las empresas, que queremos que se llegue a un acuerdo, que busquemos una salida justa, equilibrada, que no perjudique al interés público ni a las empresas”, dijo López Obrador.

[email protected]