Las principales empresas constructoras mexicanas trabajan en la integración de un consorcio que competiría para construir el nuevo aeropuerto que servirá de terminal en el Distrito Federal. Este consorcio es un hecho inédito. Estamos planteando la unión de las mayores empresas de la construcción para afrontar un proyecto que valdrá alrededor de 70,000 millones de pesos , dice Ángel Macías Garza, vicepresidente ejecutivo de infraestructura de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

La lista de las empresas que participarían no ha terminado de integrarse, pero en las mesas de trabajo con la SCT han estado participando ICA, Ideal, Marhnos, Coconal, GIA, Peninsular, Teia y Prodemex. La iniciativa fue de Luis Zárate, presidente de la CMIC. Se trata de integrar un grupo que pueda competir con las compañías extranjeras que (...) estarán interesadas en participar en un proyecto tan importante. Entre todas las empresas tenemos la capacidad técnica y financiera , asegura.

Hasta ahora el consorcio avanza, pero no se ha firmado nada. Se tienen pláticas serias, formales y existe la visión de que este esquema se podría replicar más adelante en otros proyectos, dentro y fuera de México. La SCT ve con buenos ojos la integración del consorcio mexicano. Hemos tenido varias reuniones de trabajo con el secretario Ruiz Esparza y con algunos subsecretarios, aunque las autoridades nos han dejado claro que el consorcio mexicano no tiene ninguna garantía de ganar, ni mucho menos acceso a información privilegiada o cualquier otra cosa que implique una ventaja frente a otros posibles competidores , explica el Vicepresidente de la CMIC, un empresario regiomontano cuya empresa se especializa en la construcción de carreteras y que no participará en el consorcio.

Falta ver cómo va a ser el plan maestro del aeropuerto, lo que nos dicen es que está en manos de una empresa especializada, pero más información no se tiene. Ellos presentarán su propuesta y luego, con base en lo que ellos den a conocer, se podrá hacer una cotización y preparar una propuesta más concreta , dijo.

En cuanto al financiamiento de las obras, destacó que, al menos dos de los grupos que participan en el consorcio tienen brazos financieros muy potentes. Éste es el caso de Peninsular, de Carlos Hank, e Ideal, de Carlos Slim. El gobierno todavía no da a conocer si será concesión o un aeropuerto del gobierno, qué partes serán concesiones y de qué manera se dará la licitación.

Lo único que podemos adelantar es que las empresas mexicanas se unirán para competir , concluyó.