El Juzgado Tercero en Materia Civil de la Ciudad de México falló a favor de la naviera mexicana Oceanografía, al concluir el concurso mercantil con la aprobación de un convenio entre acreedores que impedirá que la empresa se declare en quiebra.

Con la conclusión del juicio 265/2014 la instancia judicial dictaminó a favor de la naviera al ordenar que todas las figuras participantes en el juicio, como es el caso del síndico, dejarán de ejercer funciones.

El convenio fue validado por 61.53% del total de acreedores reconocidos, así como por más de 30% de acreedores comunes. Dicho acuerdo será obligatorio para la propia empresa, así como para la totalidad de los acreedores reconocidos comunes, subordinados, con garantías reales, incluyendo a los que no lo firmaron.

El juzgado avaló con carácter se sentencia el convenio entre acreedores y con esta resolución, el principal accionista de la naviera, Amado Yáñez Osuna, anticipa resultados favorables para su empresa, informó.

El juicio mercantil de Oceanografía dio inicio el 14 de abril del 2014 a solicitud de la Procuraduría General de la República (PGR), encabezada entonces por Jesús Murillo Karam. El 28 de febrero de ese mismo año, la empresa propiedad de Amado Yáñez Osuna fue asegurada por la PGR cuyo personal, acompañado de un operativo de la extinta Policía Federal Preventiva, tomó el control de las instalaciones de la naviera en Ciudad del Carmen, Campeche.

Desde febrero del 2014 la compañía fue sancionada por 21 meses y 12 días de los procesos de contratación del gobierno mexicano, luego de que Pemex encontró en una revisión interna irregularidades en contratos con la firma. A partir de marzo de ese año, la empresa fue incautada para ser administrada por el SAE. Asimismo, Banamex realizó una detallada revisión del riesgo de Oceanografía cuando supo de la sanción y descubrió que dicha empresa parecía haber falsificado cuentas por cobrar mediante operaciones de factoraje por 585 millones de dólares.

La Procuraduría General de la República intervino a la firma y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) también procedió a investigar presuntas violaciones financieras. Con esta sentencia, Oceanografía culmina un procedimiento judicial que se alargó por más de cinco años. La conclusión de este juicio mercantil constituye el primero de varios procedimientos judiciales —penales, civiles y mercantiles— que enfrenta la naviera.

[email protected]