Los industriales del país previeron que el año cerrará con cifras positivas, pero menores a las del 2010, como consecuencia de un efecto desacelerador del mercado externo y en el consumo interno.

La economía mexicana ha perdido parte de la energía mostrada en los trimestres previos debido a que el entorno externo crece a un ritmo cada vez menor, particularmente el mercado estadounidense, refirió la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Si el motor externo sigue perdiendo velocidad, lo mismo sucede con el consumo de los hogares. En marzo alcanzó su menor crecimiento en los últimos 11 meses. Lo anterior está generando un efecto desacelerador que se extiende a las empresas exportadoras y a sus proveedores , afirmó el organismo que dirige Salomón Presburger.

A través de su diagnóstico semanal Radiografía de la economía y la industria mexicana , los analistas del sector destacan que las estadísticas correspondientes al periodo enero-marzo del presente año apuntan hacia la consolidación del avance de la actividad económica, en donde el primer trimestre del año cerró con un crecimiento ligeramente mayor al del cuarto trimestre del 2010 (4.6 y 4.4%, respectivamente), comportamiento que también se presentó en los sectores industrial, manufacturero y de la construcción.

Aun cuando a primera vista parecen estupendas noticias, el motor exportador pierde potencia: las exportaciones no petroleras presentan un avance cada vez más lento, su crecimiento pasó de 25.9% en enero a 15.6% en marzo y 9% en abril.

DEMANDA INTERNA NO DESPEGA

La demanda interna sigue sin la fuerza suficiente para propulsar el crecimiento de la economía. Mientras en octubre del 2010 las ventas al menudeo aumentaron 4.4 y 3% en enero, en marzo su avance fue de tan sólo 1 por ciento.

La Concamin afirmó que el sector industrial también muestra señales de desaceleración, el desempeño mensual de sus cuatro grandes especialidades y de las 21 ramas manufactureras; entre los sectores que van a la baja son:

ventas de alimentos, bebidas y tabaco; artículos para el cuidado de la salud; enseres domésticos, computadoras, entre otros.

Otro de los factores que detecta la industria es la fortaleza del peso, que erosiona la competitividad del sector exportador e impulsan el avance de las importaciones.

[email protected]