En la primera compra consolidada de medicamentos que realizan de manera conjunta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), la Secretaría de Salud, de la Defensa, Marina, Petróleos Mexicanos y los gobiernos de los estados de Baja California, Campeche, Colima, Tlaxcala y Veracruz, se logró la adquisición de 1,800 claves de medicamento y material de curación, por un monto de 43,000 millones de pesos, que significó un ahorro de 3,700 millones de pesos, respecto del año anterior.

José Antonio González Anaya, director del IMSS, informó que ésta es la compra más grande de la historia del sector público y destacó que con esta acción se democratizó la participación de las empresas que venden medicamentos al sector salud.

Todo esto permitió fomentar la industria nacional, en general la asignación se democratizó y de las 12 empresas que más distribuían a nuestras instituciones y que abarcaban 81 % de la compra total, disminuyó a 71% y se aumentó la participación de empresas nacionales de 73 a 113 .

Cabe recordar que la convocatoria para la compra del paquete de medicamentos se publicó en septiembre del año pasado, por lo que fue durante el último trimestre del año en el que se llevaron a cabo las ofertas y adquisiciones.

Acompañado del director del ISSSTE, Sebastián Lerdo de Tejada y de Marcela Velasco, en representación de la Secretaria de Salud, González Anaya sostuvo que el objetivo es tener el abasto oportuno de medicamentos y cubrir 100% de las recetas de 80 millones de mexicanos.

Agregó que el IMSS destinó a la compra de medicamentos 29,000 millones de pesos, el ISSSTE, 8,500 millones; Pemex, 1,300 millones; la Secretaría de Marina, 10 millones; la Defensa, 75 millones; Institutos de Salud, 21 millones; Baja California, 220 millones; Campeche, 2 millones; Coahuila, 68 millones; Tlaxcala, 92, y Veracruz, 1,100 millones.

Según los directivos, el ahorro en la compra de medicamentos para el 2014 servirá para utilizarlo en infraestructura, ya sea en mejoras de salas de espera y de emergencia, no sólo se trata de ahorrar, sino que se vea beneficiado el derechohabiente , dijo Lerdo de Tejada.

Cabe destacar que el medicamento para enfermedades como la diabetes y el cáncer es el de mayor uso en el sector salud y sólo 10% del total será material de curación.

En el 2012 se abastecieron 68 millones de recetas, mientras que en el 2013 fueron 74 millones. El director del IMSS dijo que el abasto seguirá siendo un reto, pues incluso en esta licitación se incorporaron novedosos esquemas de distribución, para lograr 100% del abastecimiento de medicamento.

Los titulares del Seguro Social, ISSSTE, Sebastián Lerdo de Tejada y la representante de la Secretaría de Salud, Marcela Velasco, garantizaron que la compra consolidada y los ahorros que ésta representa (3,700 millones de pesos) se observarán en la infraestructura hospitalaria y abasto de medicamentos en las clínicas.

OTRAS COMPRAS

De acuerdo con Julián Alfonso Olivas, de la Secretaría de la Función Pública, la compra consolidada no sólo se ha presentado en el sector salud, pues en el 2013 se tiene registro de varias compras que se llevaron a cabo, como el servicio integral de expedición y entrega de pasajes aéreos, el seguro de responsabilidad para médicos, entre otros.

Mecanismo de compra inició en el 2009

SUBASTA EN REVERSA, PUJA POR MEJOR PRECIO QUE GENERA AHORRO

El ahorro en la compra de medicamentos inició hace seis años con el Instituto Mexicano del Seguro Social, a través de la subasta en reversa, mecanismo que impide la colusión entre empresas para fijar el precio en algunos medicamentos.

En el 2009 se compraron por este esquema 40 claves médicas; en el 2010 la compra fue de 100 claves a las que se destinó alrededor de 3,000 millones de pesos y se obtuvieron ahorros por 40 millones de pesos. Ya para el 2010 el IMSS informó que obtuvo ahorros acumulados por 900 millones de pesos.

Cabe destacar que la subasta en reversa se trata de llevar a cabo una puja por el mejor precio, y se inicia con el precio más bajo de la medicina propuesto por los laboratorios que competirán.

Este esquema se ha utilizado desde 1997 en otros países, tales como Estados Unidos, Italia, Brasil, China, Perú, Panamá, Paraguay, Ecuador, Colombia y Chile. En Mexico los casos de subastas en reversa se han realizado en la Comisión Federal de Electricidad, que se convirtió en la primera dependencia en utilizar el esquema.

empresas@eleconomista.com.mx