La cadena mueblera en México sufrió en el 2014 la peor caída de su historia, con 9% de su factoraje, ante la competencia desleal que enfrentan por parte importaciones chinas trianguladas vía Estados Unidos, mientras que padecen de la falta de apoyos de la Secretaría de Economía que permita detonar a los clústeres de las diferentes regiones del país.

Así lo declaró Juan Manuel Reyes, director general de la Asociación de Empresarios del Mueble y la Madera, al referir que las ventas del sector decrecieron 30%, luego de que las cadenas comerciales adquieren los muebles importados y los consumidores mexicanos han optado por comprar mercancía extranjera.

Denunció que la industria del mueble atraviesa por una situación de estancamiento y preocupación, debido a que la falta de atención de las autoridades federales, en este caso el Instituto Nacional del Emprendedor, no ha definido un programa que se adapte a los requerimientos de los empresarios.

Desde el 2012 a la fecha, venimos padeciendo años de decrecimiento de la economía en la industria mueblera, debido a que México no tiene una política industrial y comercial, a pesar de que más de 90% de las empresas en nuestro país son micropequeñas .

Juan Manuel Reyes recordó que la crisis del sector empezó en el 2008, en donde México no fue ajeno a la coyuntura internacional de desaceleración económica; no obstante, durante el sexenio anterior se defendió a la industria entre los vaivenes. Ya para el 2013 empezó una caída más fuerte de 9% de decrecimiento, el año pasado tuvo otro decrecimiento de 9%, principalmente por la desaceleración económica del país, luego por la falta de apoyo , acotó.

A pesar de lo anterior, la industria del mueble inauguró la Expo Mueblera en el Centro Banamex, en donde se espera la visita de fabricantes, madereros, diseñadores de interiores, arquitectos, carpinteros, ebanistas, tapiceros, así como de hoteles, restaurantes, gobierno, tiendas departamentales, cadenas muebleras, accesorios para decoración, entre otros.

El representante del sector mueblero estima que durante la expo haya una derrama económica por 500 millones de pesos, donde se encuentran descuentos especiales de hasta 60% en los precios de los diferentes productos, desde básicos hasta terminados.

Aun cuando no cuenta con datos del cierre de empresas por esta situación, aseveró que la mayoría de las firmas están en modo de subsistencia, cerrando algunos meses o varias horas en el día, ante las pocas ventas de un mercado interno deprimido.

lgonzalez@eleconomista.com.mx