El gobierno federal acordó con los productores de alimentos y bebidas consumidos en las escuelas, los llamados productos chatarra, que la implementación de los lineamientos y criterios para disminuir los tamaños de porción y los contenidos calóricos serán graduales, para que la industria desarrolle y aplique innovaciones tecnológicas.

Así lo refiere el anteproyecto Lineamientos generales para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar de los planteles de educación básica, que emitieron las secretarías de Educación Pública y de Salud a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) para su eventual discusión.

La implementación de los lineamientos y criterios se hará de manera gradual, para dar tiempo a la industria de alimentos para desarrollar y aplicar innovaciones tecnológicas, así como asegurar la disponibilidad de materia prima para los nuevos desarrollos, y permitir a los concesionarios y vendedores de alimentos contar con ingredientes para las preparaciones que cumplan con criterios nutrimentales incluidos en los lineamientos definitivos , expresan las dependencias en el proyecto.

Alcance de los acuerdos

Los acuerdos con los productores constan en disminuir los tamaños de porción y los contenidos de sodio, grasas saturadas y trans; así como azúcares de los alimentos y aumentar su contenido de cereales de grano entero y de fibra dietética, principalmente.

La aplicación gradual se dará en tres etapas: la primera durante el ciclo escolar 2010-2011; la segunda en el ciclo 2011-2012 y la tercera y última en el ciclo 2012-2013 y en ciclos posteriores.

La Encuesta Nacional de Salud en Escolares (ENSE) 2008 indica que los alimentos y productos con mayor disponibilidad en las primarias son: 81.2% dulces; 78.8% botanas industrializadas, y 77.1% tortas y sándwiches, mientras que en secundaria 87.9% son refrescos.

A partir de ayer, el anteproyecto estará disponible a un periodo de consulta pública, en el cual los interesados podrán emitir sus opiniones, mismas que serán consideradas por la Cofemer.

lgonzalez@eleconomista.com.mx