En la víspera del cambio de gobierno, existe incertidumbre respecto al futuro de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris); sin embargo, es fundamental fortalecer a la institución, ya que no hacerlo afectaría los procesos y la calidad de los medicamentos, de acuerdo con Marielle Pascual Quintero, comisionada de Fomento Sanitario de la Comisión.

En el marco del Biosimilars LaTAM 2018 México, dijo: “A pesar de que ya hay definido un equipo de transición en la Secretaría de Salud, aún no está definido quién va a estar en la Cofepris”.

Agregó: “Es muy importante fortalecer a la Comisión, se habla de hacer de Cofepris una dirección de salud, quitarle la parte de laboratorio nacional, de operación sanitaria, de farmacovigilancia, lo cual representaría un retroceso de al menos 30 años en el país”.

Pascual Quintero reiteró que “el mensaje debe ser que: si no se fortalece a la institución, si no dan más elementos para crecer su personal, y en lugar de quitarle funciones y que mejore sus procesos, la calidad de los medicamentos se pone en riesgo, al igual que a los pacientes y la estabilidad del mercado”. Destacó la importancia de las agencias regulatorias a nivel mundial, “la misión es proteger la salud contra riesgos sanitarios, deben entender que si no trabajamos de manera eficiente podemos ser un obstáculo para la economía de los países”.

Ha trascendido que el modelo propuesto por el equipo de transición no fortalece la estructura de la Cofepris; la primera acción sería desaparecer el Centro Nacional de Farmacovigilancia de la Cofepris y fusionarlo con la Farmacopea.

En octubre pasado, el Consejo Farmacéutico Mexicano (CFM), integrado por los principales laboratorios de Liomont, Sanfer, Carnot y Senosiain, hicieron un exhorto por que la Cofepris se mantenga como “una institución fuerte y autónoma”, durante el próximo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador, así que la decisión deberá ser “técnica y no política” para elegir al nuevo titular del órgano regulador.

De acuerdo con Viviana Linares, directora del CFM, la única manera de que la industria farmacéutica mexicana siga siendo competitiva y se asegure el posicionar los productos médicos a nivel internacional, es a través de una agencia reguladora sanitaria con capacidad técnica y administrativa en beneficio de la salud de los mexicanos.

En el marco del evento se planteó que en el país hay condiciones para el desarrollo de medicamentos biosimilares, los que se utilizan  en la biotecnología.

[email protected]