El gigante suizo de los materiales de construcción Holcim venderá sus actividades en Brasil, valoradas en más de 1,000 millones de dólares, al grupo brasileño Companhia Siderúrgica Nacional (CSN).

El grupo suizo firmó un acuerdo para vender este conjunto que incluye cinco fábricas de cemento, cuatro estaciones de triturado, seis centros especializados en granulados y 19 centros de hormigón, todo ello con un valor empresarial de 1,025 millones de dólares, indicó en un comunicado.

La transacción le permitirá reducir significativamente su proporción de endeudamiento y la flexibilidad para continuar invirtiendo en atractivas de crecimiento, sostuvo su director general, Jan Jenisch.

En abril, Holcim adquirió Firestone Building Products, filial estadounidense del grupo japonés Bridgestone Corporation, por 3.400 millones de dólares, lo que le llegará iniciar una diversificación en los productos de impermeabilizantes para techos.

La transacción fue la primera gran adquisición de Jenisch desde su llegada al mando en el 2017. El dirigente estaba especialmente concentrado en reducir la deuda del grupo a través de una ola de ventas de activos, mientras que las operaciones de crecimiento externo se limitaban a pequeñas adquisiciones.

América Latina sigue siendo, no obstante, una región estratégica para Holcim, subrayó el grupo, citando como ejemplo inversiones recientes, como las realizadas en México, donde abrió una nueva estación de triturado en el estado de Yucatán, en el sureste del país.

Nacido de la fusión en 2015 del suizo Holcim con el francés Lafarge, el grupo simplificó su nombre en mayo. Martin Hüsler, analista del banco cantonal de Zúrich, aplaudió la venta de este conjunto de actividades en Brasil, cuya rentabilidad era “inferior a la media”. En Brasil, Holcim es el tercer mayor productor de cemento.