La actividad comercial y de servicios en la Ciudad de México disminuyó entre 30 y 70% a causa del sismo, por lo que el comercio en pequeño pidió a las autoridades la aplicación a fondo perdido del Fondo de Capitalidad, previo censo de negocios afectados, y descuentos en impuestos.

En conferencia de prensa, la presidenta de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) local, Ada Irma Cruz Davalillo, señaló que aunque aún no es posible calcular las pérdidas por ese siniestro, estiman que además de la caída de edificios, las ventas se desplomaron en casi todos los giros.

"Necesitamos que el gobierno de Miguel Ángel Mancera, en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, diseñen a través del Fondo de Capitalidad que tiene la Ciudad de México desde 2014 un paquete de ayuda a fondo perdido para las micro, pequeñas y medianas empresas, dando prioridad a quienes perdieron su patrimonio familiar", subrayó.

Lamentó que el monto de dicho Fondo de Capitalidad ha ido a la baja desde que se creó en 2014, pues pasó de 3,000 millones de pesos, en ese año, a sólo 1,250 millones para 2018.

Sostuvo que un fondo similar se debe considerar para la recuperación económica de la micro, pequeñas y medianas empresas en los estados de Oaxaca y Chiapas, así como las ciudades y municipios que más afectaciones han registrado en el aparato productivo.

Del mismo modo, exhortó a las autoridades a establecer un buen programa que impulse la recuperación económica plena de todos los sectores, donde será bueno considerar los descuentos en impuesto predial y Sobre la Renta.

Asimismo, los créditos que regularmente se anuncian, los cuales regularmente no aplican para la mayoría de las empresas Mipymes que no son dueños del local comercial.

Cruz Davalillo sostuvo que la Ciudad de México no califica para obtener el Bono de Catastrófico que es por 150 millones de dólares, pues no alcanza la magnitud ni ubicación de epicentro que exigen para su aplicación, por lo que sólo puede acceder a los recursos de Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y el ya mencionado Fondo de Capitalidad.

En este contexto, explicó que tales recursos serán insuficientes para atender la emergencia y la reconstrucción en la Ciudad de México y por ello es que piden además al Congreso de la Unión legislar en forma inmediata para que al menos el 20% de los recursos que se usarán en campañas políticas (seis mil millones de pesos) sean utilizados para ayuda a damnificados.

Explicó que con los dichos recursos de los partidos políticos y candidatos, sumados a los del Fonden, se tendría una bolsa de 15,000 millones de pesos, que sin ser suficientes aún, ya son considerables.

La dirigente del comercio en pequeño de la capital del país pidió a los partidos políticos, legisladores y aspirantes a un cargo público en las próximas elecciones, así como a los propietarios de las grandes cadenas comerciales, que sean sensibles y hagan sus aportaciones.

Mas adelante, Ada Irma Cruz consideró que otro rubro en el que piden acciones contundentes de las autoridades es en materia de seguridad.

Dijo que es del dominio público que durante y después del sismo hubo robo en las calles, principalmente de teléfonos celulares, y aunque en menos proporción, a comercios que ya estaban cerrados o tenían mercancía fuera de sus establecimientos, lo que es inaceptable, y las autoridades deben investigar y castigar con toda severidad.

Asimismo, conminó a los ciudadanos que están haciendo donaciones a que marquen las mercancías con leyendas de que se trata de artículos para donación y por tanto se prohibe su venta, pues aseguró que recibieron reportes de que hubo quienes han pretendido revenderlos.

La dirigente de la Canacope consideró también que este terremoto dejó en evidencia que la Ciudad de México "está reprobada en movilidad en casos de emergencia", pues se colapsó casi por completo, y por ello urgió a que las autoridades trabajen en planes y programas eficientes en este rubro.

amp