El alza en el impuesto especial para los cigarros desincentiva la llegada de nuevos inversionistas en todas las ramas de la economía, afirmaron industriales del sector de Alimentos, Bebidas y Tabaco de la Canacintra.

Además, esta alza aprobada por los diputados como parte de la Ley de Ingresos para 2011, sienta un precedente que permite a los legisladores utilizar el incremento o imposición del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) para fines recaudatorios.

Estos planteamientos fueron hechos por industriales de la Rama 17, Alimentos Diversos y Tabaco, integrantes del Sector Industrial de Alimentos, Bebidas y Tabaco, en reunión con el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Sergio Cervantes.

Se refirieron al proceso de aprobación de la Ley de Ingresos para 2011, del cual surgió la propuesta de incrementar siete pesos al impuesto de cigarros y eliminar la estructura impositiva vigente hasta 2013, que planteaba aumentar dos pesos de manera gradual y equitativa a lo largo de cuatro años.

Según el sector, los legisladores no consideran que los constantes cambios generan incertidumbre, y abre la posibilidad para que el mercado ilícito encuentre en la alta carga impositiva un margen atractivo para inundar el mercado con estos productos que carecen de calidad, no cumplen con ninguna regulación y no pagan impuestos.

Los industriales solicitaron al presidente de la Canacintra que pida a los legisladores reconsiderar el incremento de la carga impositiva a cigarros, ya que con ello se pone en riesgo el 44% de la recaudación total de IEPS generada por este sector.

El fundamento es que el incremento de impuestos al cigarro sólo pide más a los mismos, es decir, de los contribuyentes de siempre, refiere la Canacintra en un comunicado.

Hoy la gran justificante es el fondo de reconstrucción para los estados afectados por desastres naturales; mañana puede ser cualquier otro pretexto y conforme las mismas fuentes de recaudación se vayan agotando o volviendo marginales, se buscarán otras de cualquier sector, entre las que ya son consideradas como grandes contribuyentes.

Para el presidente de la Canacintra, es ahora cuando los legisladores tienen en sus manos la posibilidad de convertir a México en el destino de nuevas inversiones y con ello de la generación de nuevos empleos que tanto se necesitan.

Se comprometió a dialogar con los senadores para hacerles ver la problemática que se enfrenta con la determinación tomada por los diputados, pues un país que respeta sus leyes y acuerdos muestra certeza jurídica, mejora su imagen y se vuelve altamente atractivo como destino de grandes capitales.

APR