De aproximadamente 300,000 camiones y tráilers privados que circulan en las carreteras nacionales, que son aquellos que no pertenecen a flotillas, al menos la mitad se encuentra en condiciones inadecuadas.

Daniel Aguilar, director de Autotransporte de la empresa Merik, sostuvo que las fallas más graves entre los camiones y tráilers son estructurales, en materia de higiene y cuidado ambiental, por lo que representan un riesgo en materia vial y hasta para el medio ambiente.

Al sumarse al llamado de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) en el sentido de iniciar un nuevo programa enfocado a renovar el parque vehicular privado, la empresa destacó que el transporte de carga pesado podría estar en condiciones de utilizar nuevos materiales en carrocerías que le ahorrarían hasta 35% de peso, lo que aumentaría en esa misma proporción el volumen de carga y, por ende, le daría mayor productividad.

De acuerdo con un estudio de Merik, firma dedicada a proveer de insumos al sector, 40% de la flota de transporte de carga ligero, que son aquellos camiones que pesan menos de 3.5 toneladas y que equivalen a unas 400,000 unidades, presenta deficiencias.

Daniel Aguilar destacó que a pesar de los esfuerzos que se han realizado a través de programas de chatarrización y otras iniciativas para sustituir unidades que representan un riesgo, el mercado mexicano requiere un impulso para modernizar la flota.

En materia de seguridad, los nuevos materiales de carrocerías y chasis han demostrado que no son punzocortantes y tienen una resistencia de 98 kilogramos por metro cuadrado, lo que hace que en caso de un accidente vial, los daños sean menores y que exista menor riesgo para terceras personas que se vean involucradas.

rmartinez@eleconomista.com.mx