Los fabricantes de automóviles Ford, Honda, Volkswagen y BMW anunciaron este jueves que llegaron a un acuerdo con California para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus vehículos, ignorando la postura del gobierno de Donald Trump, que quiere relajar los estándares.

El objetivo de los cuatro fabricantes, que juntos suman el 30% de las ventas totales de coches nuevos, es tener visibilidad durante los próximos años en materia de estándares de CO2 en el mercado estadounidense, mientras se produce una batalla judicial entre el gobierno de Trump y algunos estados como California, que quieren conservar los ambiciosos objetivos que fijó Barack Obama.

El año pasado, Trump propuso anular la normativa adoptada por su predecesor para el periodo 2017-2025, uno de los grandes pilares del plan Obama contra el cambio climático. En ese caso, se congelaría la normativa entre 2020 y 2026.

El plan Obama buscó reducir el consumo de combustible de los nuevos modelos de auto a partir de 2025 a un promedio de 4.7 litros cada 100 kilómetros. En cambio, la administración Trump decidió continuar con el consumo actual, de unos 6.3 litros cada 100 kilómetros.

El acuerdo con California es una versión relajada del plan Obama: las automotrices ganan un año para asumir el objetivo inicial, que se alarga hasta 2026, y tienen más flexibilidad para reducir las emisiones con 3.7% anual durante 5 años -en lugar de un 4.7% durante los 5 años que propuso el anterior plan.

Desde hace décadas, California tiene la atribución de imponer estándares anticontaminantes más estrictos que a nivel federal, aunque Trump quiere acabar con esta exención.

Luego de casi un año de consultas, el nuevo reglamento de Trump debe estar listo este verano boreal. Es probable que California y otros estados lo lleven a juicio de inmediato, dejando a los fabricantes inseguros y con temor de que se apliquen dos estándares en el mercado estadounidense.

"Estamos todos de acuerdo en que un marco que garantice una solución nacional es la mejor manera de avanzar", dijeron los cuatro fabricantes en un comunicado el jueves.

Las pickups, reinas del mercado

"Llamo al resto de la industria automotriz a unirse a nosotros, y a la administración Trump a aceptar este compromiso pragmático en lugar de su proyecto de cambio regulatorio regresivo", dijo el gobernador demócrata de California, Gavin Newsom.

A pesar de que el compromiso de California es menos ambicioso que el plan Obama, el acuerdo fue acogido por varias asociaciones ecologistas y por la oposición demócrata.

"Pido a todos los fabricantes de automóviles que tomen este camino de responsabilidad y aprovechen esta importante oportunidad", dijo el senador demócrata Tom Carper.

"Es un avance importante", consideró Dan Lashof, de la oenegé World Resources Institute.

Falta saber si los otros constructores se sumarán a la causa, especialmente Fiat Chrysler, General Motors y Toyota, que junto con Ford dominan el mercado.

erp