La Comisión Federal de Electricidad (CFE) registró una utilidad neta de 6,765 millones de pesos durante el primer trimestre del 2017, mayor en 26,984 millones de pesos respecto a la pérdida de 20,219 millones de pesos que registró en el mismo periodo del 2016.

Estos resultados se explican principalmente por el incremento en los ingresos reportados por la CFE durante los primeros tres meses del año, mismos que obtiene del cobro de servicios a sus clientes.

La estatal eléctrica reportó a la Bolsa Mexicana de Valores que en este primer cuarto del año sus ingresos aumentaron en 27,288 millones de pesos, es decir, 38%, en comparación en el mismo periodo del 2016.

Este aumento se debe en su mayor parte a mayores ventas por concepto de energía eléctrica y al reconocimiento parcial del subsidio a las tarifas eléctricas para usuarios finales otorgado por el gobierno federal , explicó la estatal eléctrica en un comunicado.

Por otra parte, los costos totales en la operación de la empresa en el primer trimestre del 2017 tuvieron un incremento de 0.3% respecto al mismo periodo del 2016. Esto se debió principalmente al aumento en los precios de los combustibles utilizados para generar energía eléctrica, que dependen de los mercados internacionales. A su vez, se observó una disminución en el costo financiero, asociada con la apreciación del tipo de cambio peso-dólar observada en el periodo.

Cabe destacar que a diferencia del costo financiero incurrido en el primer trimestre del 2016, de 6,253 millones de pesos, en el primer trimestre de este año se logró un ahorro en el costo financiero de 13,960 millones de pesos. Esto fue resultado de una utilidad cambiaria por 26,715 millones de pesos.

Durante el primer trimestre del 2017 la utilidad bruta de la CFE, es decir, aquella que se obtiene al calcular las ventas menos los costos, también fue positiva por 20,359 millones de pesos. Esto significa que los ingresos de la CFE por la venta de energía eléctrica fueron mayores a los costos de la empresa asociados directamente con la producción y venta de electricidad.

Pérdida operativa

La estatal eléctrica explicó también que a este resultado se le restan componentes no asociados directamente con el despacho de la energía eléctrica, como la depreciación, que ascendió a 11,818 millones de pesos. Así se obtuvo una pérdida de operación de 7,194 millones de pesos.

De esta forma, durante el primer trimestre el resultado neto mostró una mejora por 26,984 millones de pesos respecto a lo registrado en el mismo periodo del 2016.

kgarcia@eleconomista.com.mx