Las tarifas eléctricas para comercios y pequeña industria han aumentado en hasta 70% en un año a partir del segundo semestre del 2018 porque los costos variables de generación dentro del esquema tarifario han aumentado hasta casi 130% de enero a la fecha. Ello se debe a que la demanda ha obligado a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a encender sus plantas más obsoletas en este periodo, utilizando combustibles fósiles más caros, fenómeno provocado también por desabastos de gas natural.

Así lo explicó Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), en conferencia de prensa durante la presentación del Estudio de Energías Limpias en México 2018-2032, elaborado por las principales asociaciones de energías renovables en coordinación con el empresariado nacional.

“La producción de energía que se está comercializando a través de la CFE está afectando la competitividad de medianas empresas en todo el país”, afirmó.

Roger González, presidente de la Comisión de Energía del CCE, detalló que el aumento en la demanda obedece a un ciclo virtuoso de incremento en la producción de distintos bienes en la industria. Sumándose la estacionalidad que implica mayor uso de electricidad en verano.

Para colmo, este año ha habido interrupciones en el suministro de gas natural para la industria y la generación eléctrica, que en los últimos dos meses han incrementado costos luego de que no se ha suministrado la demanda de muchos usuarios a través de ductos, principalmente en el sur del país, lo que provoca desbalances en el sistema y obliga al Centro Nacional de Control de Gas Natural a inyectar gas natural licuado, que resulta tres veces más caro que el gas que Petróleos Mexicanos importa mediante ductos, reveló Roger González.

Demandan más renovables

La solicitud para que estos costos de energía no continúen afectando las cadenas productivas es una política de mayor uso de renovables, cuyos costos de generación probados son entre 10% y 30% inferiores en promedio a los de los combustibles fósiles. Para ello hace falta también una nueva metodología de la Comisión Reguladora de Energía para el cálculo de tarifas, con transparencia de qué tecnologías se utilizan.

Un obstáculo que se debe solucionar rápido es el rezago en la capacidad de transmisión, porque aunque hay 12 proyectos en marcha (incluidas las licitaciones de las líneas de corriente directa en alta tensión —HDVC, por su sigla en inglés— Oaxaca-Centro y Baja California) no hay certidumbre sobre su ejecución, por falta de presupuesto del gobierno, consideró Leopoldo Rodríguez, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica.

[email protected]