La Comisión Federal de Electricidad (CFE) analiza la posibilidad de otorgar apoyos a sus clientes que por el estado de contingencia por el Covid-19 se encuentren en la mayor vulnerabilidad económica para pagar sus recibos, aseguró el director de Comunicación de la empresa, Luis Bravo.

“Como lo ha establecido el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y el director de la empresa, Manuel Bartlett, la CFE tiene una profunda vocación social y se harán los análisis en las áreas pertinentes, generación, transmisión, distribución y cobranza, para ver la factibilidad de algunas medidas y las afectaciones que tendría para el funcionamiento de la CFE”, dijo en conferencia de prensa, “eso no es un sí o un no rotundo, se va a realizar el análisis pertinente”.

Sin embargo, la empresa productora del Estado continuará con sus labores ordinarias por lo que instó a quienes pueden pagar a tiempo lo hagan para no afectar de manera grave las finanzas de la empresa.

Para ello, los centros de atención al cliente se mantendrán abiertos con poco personal y medidas sanitarias más estrictas. Además, la CFE cuenta con la red de cajeros automáticos que no requieren de contacto personal, recordó; y con una gran red de pagos digitales, en tiendas y bancos, además de la aplicación CFE Contigo, donde con una tarjeta bancaria los usuarios podrán mantener al día sus pagos.

En tanto, el servicio de suministro de energía eléctrica se mantendrá operando normalmente y con ello se dará suficiente abasto para hospitales y centros de emergencia.

El vocero de la estatal reconoció que habrá un aumento en la demanda por las medidas de cuarentena, por lo que pidió a la población un uso racional de la energía para evitar altos cobros.

Rubén Cuevas Blancarte, encargado de despacho de la Coordinación de Administración de la empresa, explicó que las áreas de Generación, Transmisión y Distribución operarán con la totalidad de sus empleados, para que en otras actividades de carácter administrativo se trabaje vía remota el 18% de la plantilla laboral total de la empresa, con lo que poco más de 18,000 trabajadores de la CFE trabajará a distancia. En su selección se privilegiará a la población que se ha definido como más vulnerable ante el Covid-19, como adultos mayores, mujeres embarazadas, personas cuya vida estaría en riesgo por padecimientos previos y también a las mamás de niños en educación básica.

Al interior de la empresa se tomarán medidas como cancelar los viajes, los eventos masivos y seminarios, se limitarán las reuniones y se operará con mayor precaución la actividad de compra de insumos para la operación.

También se restringirá el acceso a las instalaciones de la CFE y se dará seguimiento a la situación de salud de los empleados, ya que hasta el momento no hay ningún caso sospechoso de haber contraído Covid 19 entre los 101,000 trabajadores de la estatal eléctrica.

kgarcia@eleconomista.com.mx

kg