El fabricante aeronáutico estadounidense ha destituido a su actual consejero delegado, Dennis Muilenburg, como consecuencia de la crisis del 737 MAX.

El presidente de Boeing, David Calhoun, asumirá las funciones del consejero delegado a partir del 13 de enero, tal y como ha confirmado la compañía en un comunicado.

"El Consejo de Administración ha decidido que un cambio en liderazgo era necesario para recuperar la confianza en la compañía y reparar las relaciones con los reguladores, clientes y accionistas", ha señalado la compañía.

La compañía ha agregado que Muilenburg "renunció a sus cargos" de consejero delegado y director del consejo "con efecto inmediato", por lo que el director financiero de Boeing, Greg Smith, ocupara forma interina el cargo hasta que Calhoun renuncie a sus compromisos no relacionados con Boeing.

Las acciones de Boeing reaccionan con fuertes subidas al cambio en la dirección del gigante industrial estadounidense con una subida de más del 3%, hasta los 338 dólares.

El valor, que se enfrenta a una de las mayores crisis institucionales de su historia por los accidentes del 737 MAX, ha perdido más del 20% desde marzo, cuando las autoridades de aviación prohibieron a este modelo volar, tras dos siniestros fatales en los que murieron 346 personas.

Tras 10 meses en tierra, el consejo de administración de Boeing decidió la semana pasada suspender temporalmente a partir de enero la producción del 737 MAX. La fabricación del 737 MAX se había reducido considerablemente en abril, bajando de 52 a 42 aviones al mes.

rrg