Un primer prototipo de taxi aéreo autónomo del gigante aeronáutico Boeing, completó su primer vuelo de prueba en un aeródromo en Manassas, Virginia, demostrando un avance de la compañía en el campo de movilidad aérea urbana.

El avión de pasajeros es eléctrico y mide 9.14 metros de alto y 8.53 de ancho, tiene un alcance de vuelo de hasta 80 kilómetros.

Durante el vuelo de prueba, el prototipo completó varios procesos como son: despegue, suspensión en el aire y aterrizaje, y de manera paralela se pusieron en acción las funciones autónomas del vehículo y los sistemas de control en tierra.

Un video de YouTube publicado por la compañía muestra al avión diseñado por la compañía Aurora Flight Sciences, filial de Boeing, en un aeródromo elevándose con la ayuda de rotores horizontales.

Aunque es un prototipo, el presidente y consejero delegado de Aurora Flight Sciences, John Langford, destacó que esta iniciativa “supone toda una revolución”, ya que la autonomía de estos aparatos “va a hacer posible que la movilidad aérea urbana sea al mismo tiempo silenciosa, limpia y segura”.

Esa visión, similar a la de Los Supersónicos, también ha obligado a Audi, Intel, Airbus y otras compañías a configurar sus propios esfuerzos de taxis aéreos autónomos.

El vuelo de prueba podría haberse beneficiado de la participación de Uber, la empresa de Silicon Valley que se asoció con Boeing en el proyecto.

Las dos compañías no han revelado los términos de la sociedad, lo que dificulta conocer el papel que Uber desempeñó en la ingeniería.

La división de Boeing encargada de investigar nuevos vehículos, NeXT, también desarrolla un vehículo autónomo eléctrico de carga, diseñado para transportar hasta 226.8 kilos de mercancías, cuyo prototipo hizo su primer vuelo en un túnel de viento en el 2018 y este año se someterá a pruebas de cielo abierto.