Banobras, como fiduciario del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), inició el proceso de licitación para elegir a la empresa o consorcio que le ofrezca por 10 años los servicios de mantenimiento, rehabilitación y operación de un paquete carretero que tiene una extensión de 348 kilómetros, ubicados en Nuevo León y Tamaulipas, para lo cual, ha fijado un techo presupuestal de 8,773.3 millones de pesos, sin considerar el IVA.

Dicho concurso será el primero de la actual administración federal bajo la modalidad de Asociación Pública Privada (APP) en el sector y la celebración del fallo está previsto para el siete de abril del 2020.

“Los activos que conforman el paquete de cuatro autopistas y dos puentes internacionales forman una red que conecta a las principales ciudades de la región con la frontera en el estado de Texas, Estados Unidos: las autopistas Monterrey-Nuevo Laredo, Cadereyta-Reynosa, Matamoros-Reynosa y el Libramiento Sur II de Reynosa. Además de los puentes Reynosa-Pharr, que es el principal cruce de cuota entre Reynosa y Estados Unidos, y el puente internacional Lázaro Cárdenas, entre Matamoros y Brownsville”, precisó Banobras.

En las bases de convocatoria, publicadas la semana pasada, se detalla que la única fuente de pago del contrato serán los ingresos provenientes de las cuotas de peaje (la operación actual está a cargo de Caminos y Puentes Federales), mismo que durante los últimos cinco años ha sumado ingresos anuales superiores a los 1,900 millones de pesos.

Como parte de los preparativos de la licitación, el banco contrató al Instituto de Asesoría en Finanzas Internacionales en agosto pasado para que les impartiera un curso para detectar alternativas a implementar en los activos que tiene a su cargo. El pago por la capacitación fue de 90,000 pesos, más IVA.

Para los interesados, será fundamental atender temas ambientales, por ello deberán, entre otras cosas: innovar en procesos de mantenimiento que reduzcan el consumo de energía y/o emisiones, sustituir iluminación exterior por lámparas LED automatizadas en plazas de cobro, instalar baños ecológicos, gestionar la captación de aguas pluviales en zonas verdes y paradores y usar materiales reciclables o biodegradables en edificios administrativos de plazas de cobro.

Un modelo generador de empleo

En el 2012, Banobras implementó un nuevo modelo de operación mediante el cual permitiría la participación del sector privado, a través de contratos plurianuales, en la operación, mantenimiento y conservación de autopistas, sujeto al cumplimiento de estándares de desempeño y para ello empleó las diferentes alternativas existentes, una de ellas, las APP.

Sin dejar de tener la propiedad de las autopistas, se buscaba estimular la industria de la construcción, generando un mercado de operadores, garantizar la provisión de más y mejores servicios para los usuarios o mejorar la conservación de la infraestructura sin generar incrementos extraordinarios en las tarifas. Adicionalmente, se buscó la “generación de empleos directos e indirectos mediante la contratación de personal y proveedores de comunidades aledañas”, por lo que, en los consorcios, se pretende la integración de constructoras locales.

[email protected]