El valor de la producción de las empresas constructoras del país registró una caída anual de 1.3% en los primeros nueve meses de este año, donde cuatro de las seis entidades federativas que más aportan a esta actividad económica del país obtuvieron descensos en dicho periodo de análisis: Nuevo León (20.4%), Guanajuato (16.6%), Veracruz (9.4%) y Jalisco (7.5%); éstos concentran 40.6% del valor total, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De los seis territorios con mayor participación, sólo la capital del país y el Estado de México presentaron crecimiento, con variaciones de 13.1 y 27.9%, respectivamente. Al considerar las 32 entidades, la mitad exhibió tasas anuales negativas; la más pronunciada fue en Tlaxcala, con 50.4 por ciento.

Al respecto, el analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Kristobal Meléndez, refirió que la caída del valor del sector construcción en 16 estados corresponde en un primer punto por el cambio de política de vivienda que se dio en el inicio de la administración de este gobierno.

Antes se hacía toda la construcción de vivienda por afuera de las ciudades; era más económica y el gobierno daba subsidio para que una gran cantidad de personas tuviera una casa con un costo muy bajo; sin embargo, se cambió este modelo y se decidió que ahora fuera cerca de las fuentes de trabajo, lo que generó que constructoras que tenían grandes reservas de tierra donde iban a hacer las construcciones quebraran , manifestó.

Indicó que, en entidades como Jalisco, Nuevo León y Veracruz se comenzó a construir vivienda en el centro de estas ciudades para estar más cerca de las fuentes de trabajo de los habitantes, por lo que hubo un encarecimiento, lo que provocó que se otorgaran viviendas a menos personas y los proyectos de construcción fueran menores.

Asimismo, el especialista manifestó que hubo un número de viviendas que fueron abandonadas en zonas de la periferia, por lo que en vez de empezar a construir se decidió recuperar estas casas y empezarlas a otorgar a otras personas, lo que generó problemas en la actividad de construcción.

Destacó que otro de los factores que inciden en este descenso es por parte de la inversión pública, ya que es uno de los rubros más afectados por los recortes presupuestales anunciados por el gobierno federal.

Uno de los rubros que más se ha castigado y que en el 2017 será más fuerte es la inversión pública, principalmente en el sector de comunicaciones y transportes .

En el caso de Guanajuato, aseveró que esta entidad se trata de una zona estratégica donde normalmente se conecta con carreteras, por lo que los recortes a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) afectan directamente al sector de la construcción en este estado.

ilse.becerril@eleconomista.mx