BP comenzó a capturar parte del crudo que fluye sin control desde su pozo dañado en el Golfo de México, y el presidente estadounidense, Barack Obama, advirtió a la firma contra escatimar en las compensaciones a los afectados por el derrame que lleva 46 días.

Con bolas de alquitrán bañando las costas de Florida y la presión política sobre BP Plc para que libere dinero en efectivo para financiar los daños, ejecutivos de la compañía dijeron a inversores que postergaron la decisión de si suspenderán o no el pago de dividendos en el próximo trimestre.

"Las decisiones futuras sobre los dividendos trimestrales serán tomadas por el directorio, como siempre ha ocurrido, sobre la base de las actuales circunstancias. Todos los factores serán considerados y la decisión será en favor de los intereses de largo plazo de los accionistas", señaló BP en un comunicado.

El dividendo anual de la compañía asciende a un total de 10,500 millones de dólares al año.

Con suficiente liquidez para cubrir daños

El presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, dijo que la compañía tiene bastante dinero para cubrir sus obligaciones, incluyendo 5,000 millones de dólares al contado y líneas de crédito adicionales que usaría de ser necesario.

La gigante energética ya ha invertido muy por encima de 1,000 millones de dólares en su respuesta al derrame.

Obama, que enfrenta una monumental prueba en medio de críticas de que ha fallado en demostrar liderazgo y sensibilidad con el problema, mostró cierta ira cuando abordó el tema de los dividendos de la compañía en una reunión con funcionarios estatales y locales en Kenner, Luisiana.

"Dicen que quieren hacer lo correcto. Es parte de su campaña de publicidad. Bueno. Queremos que hagan lo correcto", precisó el mandatario, que atacó a BP por haber invertido en anuncios televisivos sobre la conciencia de su imagen.

Obama presiona

Se trata de la tercera visita de Obama al área afectada tras la explosión de la plataforma de BP el 20 de abril que dejó 11 muertos y desató el peor derrame de petróleo en la historia de Estados Unidos.

El mandatario dijo que estaba "furioso" con el desastre, que amenaza las industrias de pesca y turismo, dos de los pilares fundamentales de la economía local.

BP hizo progresos el jueves cuando logró instalar una cúpula de contención sobre el ducto averiado. No obstante, tomaría algunos días antes de que la operación alcance un óptimo desempeño, en el que la compañía espera absorber 90% del crudo que está brotando desde el pozo.

La Guardia Costera dijo que la cúpula de contención que fue colocada sobre el pozo a 1.6 kilómetros de profundidad en el lecho marino ahora estaba absorbiendo 1,000 barriles de petróleo por día (bpd).

Dudan de cúpula para solucionar problema

Obama dijo que era muy pronto para asegurar si el nuevo esfuerzo de BP tendría éxito.

El portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo a la prensa que la cúpula está recibiendo más hidrocarbonos y menos de los que están congelados, hidratos medio derretidos que se apelmazaron en un intento previo por detener la fuga.

Se trata de un signo de progreso luego de varios intentos sin éxito de la gigante energética.

Sin embargo, funcionarios estadounidenses llamaron a la cautela respecto a ser muy optimistas con la nueva operación, debido a que grandes cantidades de petróleo aún escapan del pozo.

"Están haciendo un lento progreso", aseguró Gibbs.

Calificadoras afectan a BP

Las acciones de la petrolera fueron volátiles en Londres y Nueva York.

Standard & Poor's bajó el viernes un escalón la calificación crediticia de la gigante energética BP a AA-, desde AA, siguiendo el ejemplo de otras agencias calificadoras el jueves.

El costo de los seguros contra incumplimiento de pago de deuda de las compañías afectadas por el derrame cayeron el viernes. Los costos de protección de la deuda de BP bajaron 27 puntos base, a 218 puntos base, o 218,000 dólares por año por cinco años, para asegurar 10 millones de dólares en deudas, según la firma Markit Intraday.

Pero el analista Alan Sinclair de Seymour Pierce, dijo que "Mi postura sobre el mensaje es que el dividendo es seguro (...)".

Florida se prepara

Restos de petróleo y bolas de alquitrán bañaron una playa en el noreste de Florida repleta de veraneantes en lo que parecía ser el primer impacto del derrame en ese estado.

"Se ven conchas, medusas y basura pero nunca he visto petróleo aquí. Es una locura", dijo Anthony Cross, mientras caminaba a lo largo de una playa en Pensacola con sus tres hijas, sosteniendo una red de pescar de niños cubierta de alquitrán.

Florida, el "Estado Soleado", con una industria turística de 60,000 millones de dólares anuales se ha estado preparando para la llegada de la marea negra que ya arribó a las costas de Luisiana, Misisipi y Alabama.

BP no espera ser capaz de detener por completo el flujo de petróleo hasta agosto, cuando se concluya la construcción de dos pozos de alivio.

La tasa de captura podría subir cuando BP cierre unos conductos, dijo el almirante de esa fuerza Thad Allen en una rueda de prensa.

Más temprano, el jefe de operaciones de BP, Doug Suttles, dijo que la cúpula de contención "debería funcionar" capturando de forma ascendente 90% del petróleo.

Los 1,000 barriles de crudo por día que son capturados actualmente representan una pequeña porción de los 19,000 bpd que el gobierno estadounidense estima estarían filtrándose al mar.

Hayward prometió que BP "respaldará nuestras obligaciones".

"Detendremos este derrame y arreglaremos el daño que se ha causado", agregó.

Un reto para Casa Blanca

Obama está enfrentando una de las mayores pruebas de su presidencia en las elecciones legislativas de noviembre. El mandatario canceló un viaje a Australia y a Indonesia previsto para este mes para enfocarse en el derrame en medio de las criticas sobre su manejo de las crisis.

RDS