La Comisión Europea (CE) autorizó, sin condiciones, la fusión entre el fabricante español de aerogeneradores Gamesa y la división eólica del grupo alemán Siemens, que dará lugar a un gigante eólico con presencia en los cinco continentes.

La Comisión analizó la incidencia de la operación en los mercados de turbinas eólicas terrestres y en el mercado de turbinas marinas.

En el mercado de las turbinas terrestres, el Ejecutivo comunitario señaló que seguirá habiendo varios grandes competidores incluso después de la fusión.

Por el contrario, el mercado de las turbinas marinas, indicó, está más concentrado , ya que los principales competidores son Siemens y MHI Vestas, en tanto que Gamesa también opera a través de su filial Adwen.

Pese a ello, la Comisión cree que no es probable que la operación tenga un impacto perceptible sobre la competencia, ya que ha confirmado que Adwen no ejerce una presión competitiva sobre Siemens .

Siemens pagará 1,000 millones de euros para hacerse de 59% del capital de la nueva compañía, mientras que Gamesa controlará 41% restante.

Una vez completada la fusión, lo que se espera que ocurra en abril, la nueva empresa tendrá unos ingresos de casi 10,000 millones de euros, una cartera de más de 20,000 millones megavatios en pedidos y 22,000 empleados.

La sede del grupo se mantendrá en España, país en cuya Bolsa de Valores la compañía seguirá cotizando.

Por otra parte, el negocio marino se dirigirá desde Hamburgo,Alemania y Vejle Dinamarca.

La aprobación de la CE era lo único que continuaba pendiente, pues en febrero pasado el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio también luz verde a la fusión.