La Industria Nacional de Autopartes (INA) tocó un nuevo récord al cierre del 2015, con el aumento de la producción en 6%, al facturar 85,000 millones de dólares, gracias al buen dinamismo de las nuevas armadoras de vehículos instaladas en México y, mayormente, a la exportación a Estados Unidos, aseveró Óscar Albín, su presidente.

No obstante, ante la menor actividad económica que registra el mercado más grande del mundo, el ejecutivo de la INA mencionó que el sector disminuirá su ritmo de crecimiento durante el 2016, para lo cual anticipa un aumento de 4% respecto del año previo.

Al reportar crecimientos continuos durante el último lustro, la industria de autopartes alcanzó un dinamismo de 8.2% promedio anual, como parte del boom automotriz y la mayor producción de vehículos.

Estamos muy contentos, porque gracias al vigor de la industria automotriz de Estados Unidos y la puesta en marcha a toda la capacidad de las plantas de Nissan A2, Mazda y Honda, nos llevó a cumplir la meta esperada , destacó.

México se ubica como el quinto proveedor de autopartes a nivel mundial, y busca colocarse entre los tres primeros, a través de la sustitución de las importaciones y la mayor presencia de inversiones de naciones europeas y asiáticas.

El reto es facturar 100,000 millones de dólares hacia el 2020, y para ello se prepara el sector junto con los gobiernos federal y los estatales, a fin de producir piezas del nivel 2 y 3, que le den valor agregado a México.

Entrevistado en el marco del anuncio de la Expo INA en alianza con Paace Automechanika Frankfurt, el directivo de las autopartes sostuvo que la fortaleza del billete verde sobre el peso mexicano brinda competitividad a las exportaciones mexicanas, aunque reconoció que podría ser artificial, porque el resto de las economías también posee una moneda devaluada.

Óscar Albín mencionó que la industria aumentó sus importaciones 6%, derivado del crecimiento en el volumen de producción; sin embargo, el dólar no tendrá impacto en las piezas de los autos porque se exporta más de 70% de la producción.

Comentó que las importaciones ascienden a 42,000 millones de dólares, lo que se traduce en oportunidad para sustituir las compras del exterior. Aunque, dijo, se trabaja con ProMéxico y los proveedores de telas, inyección de plástico, acero y químicos, para redoblar el paso y depender en menor medida del exterior. Recordó que durante los últimos dos años han llegado nuevas empresas para producir autopartes que no se fabricaban en México, lo cual hace que el sector gane presencia internacional.

[email protected]