La industria automotriz estadounidense parece encaminada a terminar el año con un nuevo récord, a pesar de que las ventas de vehículos nuevos durante mayo, reportadas el miércoles, cayeron por la débil demanda de autos sedanes.

General Motors, el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, reportó en mayo una caída de 18% de sus ventas, a 240,450 vehículos, con respecto al mismo mes del año anterior.

El descenso de las ventas de GM fue más pronunciado que lo esperado por analistas.

Cada mes, las ventas de automóviles son un indicador anticipado del gasto de los consumidores en Estados Unidos.

Las ventas de Ford cayeron 6%, a 235,997 vehículos, pese a que las ventas de su vehículo más vendido en el mercado estadounidense, la camioneta F-Series, aumentaron 9 por ciento.

En tanto, Fiat Chrysler informó que sus ventas subieron 1%, a 204,452 vehículos nuevos, con respecto a mayo del año pasado, gracias a su marca Jeep SUV.