Los esquemas de Asociación Público-Privada (APP) dejaron de ser la última opción para el gobierno federal para el desarrollo y mejoramiento de infraestructura ante el complejo entorno económico, y existen las condiciones ideales para aprovecharlos porque se cuenta con la experiencia suficiente, aseguró el primer vicepresidente de la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC), Marco Gutiérrez.

Actualmente, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) prepara la licitación, bajo esa modalidad, para la conservación de cuatro carretas (Texcoco-Zacatepec, Saltillo-Monterrey-Nuevo Laredo, Pirámides-Tulancingo-Puebla y Matehuala-Saltillo), que representan una inversión de 15,103 millones de pesos, 5,406 millones de pesos más que todo el presupuesto que tuvo para el presente año la Dirección General de Conservación de Carreteras (DGCC).

Y este año espera concretar los dos primeros tramos carreteros que representarán 3,889 millones de pesos (Querétaro-San Luis Potosí y Coatzacoalcos-Villahermosa).

Es positivo saber que se están impulsando (las APP) en este momento que los recursos escasean y que necesitamos de inversión privada. Es un mecanismo tractor de inversión, que de una u otra forma complementa el financiamiento público que se destina a obras prioritarias o que no pueden estructurarse bajo esa modalidad , comentó.

Destacó que la anterior implementación de los contratos de prestación de servicios permitió a las empresas constructoras de consultoría (estas últimas encargadas de hacer todos los estudios técnicos requeridos antes de licitar las obras) garantizar el éxito del nuevo modelo, lo cual se suma a las modificaciones recientes a la normatividad relacionada para agilizar el manejo de los recursos.

Cuando se tenía la perspectiva de tener un presupuesto más holgado era natural pensar en las APP como la última de las opciones, pero con las restricciones se convirtieron en la opción más viable .

Apoyo para el financiamiento

De acuerdo con la información difundida por la DGCC, las empresas constructoras interesadas en participar en las licitaciones deberán hacerse cargo de obtener el financiamiento y, a pesar de que la dirección no fungirá como garante, estará en condiciones de proporcionar toda la información requerida por la banca comercial, siempre y cuando sea pedida con tiempo de anticipación.

Además, el pago que se les hará a quienes desarrollen los trabajos, de manera mensual, estará basado en la revisión a detalle de las actividades que se precisen en los reportes de estimaciones.

Las constructoras que tienen más experiencia en el tema de mantenimiento de carreteras han estudiado el tema y prueba de ello es que está latente su interés por obtener alguno de los contratos , consideró el primer vicepresidente de la CNEC.