La confrontación entre Estados Unidos y la Unión Europea por aplicar o no jurisprudencia tiene atoradas las negociaciones en la Organización Mundial de Comercio (OMC), afirmó Jesús Seade, aspirante fallido a dirigir a esa organización. “(En la OMC) han creado jurisprudencia; es decir, han creado legislación y eso es lo que a los Estados Unidos tiene furioso”, dijo Seade en una conferencia de prensa virtual.

Actualmente, uno de los tres pilares primordiales en que se basa la OMC no está funcionando en su última instancia dentro del sistema de solución de diferencias: el Órgano de Apelación. Los otros dos son, por una parte, la administración de los acuerdos derivados de la Ronda Uruguay, y por otra, la negociación de nuevas disciplinas y reducción de aranceles y otras barreras al comercio.

“El diferendo fundamental que ha echado al suelo al Órgano de Apelación es a través del Océano Atlántico; entre Europa y Estados Unidos hay una filosofía diferente”, añadió Seade.

Las reformas del sistema de solución de diferencias intentan mejorar el funcionamiento del Órgano de Apelación, que cayó por debajo de su quórum de tres miembros en diciembre, bloqueando la capacidad de la OMC para hacer cumplir efectivamente las decisiones de los paneles.  “La situación en la que se encuentra el Órgano de Apelación afecta enormemente la relación con China, porque Estados Unidos ha perdido algunos paneles, algunas disputas ante China, debido a que el Órgano de Apelación emitió su decisión con formas que Estados Unidos ha denunciado como inaceptables”, expuso.

Algunos miembros de la OMC consideran que su mecanismo de solución de diferencias, aunque funciona, es engorroso y requiere mucho tiempo. Y algunos observadores, incluidos funcionarios estadounidenses, afirman que se ha excedido en su mandato al decidir casos.

El informe anual del Órgano de Apelación, emitido el 31 de julio y que cubre 2019 y la primera mitad de 2020 está redactado por la Secretaría del Órgano de Apelación, que, desde diciembre, ha sido reasignada a toda la OMC.

rmorales@eleconomista.mx