En una decisión política que apunta a ahorrar casi 1,500 millones de dólares por año en importaciones de gas natural y combustibles líquidos y ofrecer un ahorro fiscal de 1000 millones de dólares anuales a partir de fines de 2023, el Gobierno anunció el inicio del proceso para la construcción de la primera etapa del Gasoducto Néstor Kirchner y del Sistema de Gasoductos Transport.Ar Producción Nacional, con punto de partida en las inmediaciones de la formación Vaca Muerta.

Tras una reunión con el presidente Alberto Fernández, el secretario de Energía, Darío Martínez, dijo que el gasoducto "permitirá garantizar la ampliación de la capacidad de transporte del sistema nacional de gasoductos, además de potenciar la capacidad de exportaciones de gas a países vecinos y generar un mayor ahorro fiscal y de divisas anuales".

Para poner en marcha está obra el gobierno ampliará el presupuesto de Energía en $ 40,000 millones ( 396,862 millones de dólares) y al finalizar el gasoducto se alcanzará un incremento en la capacidad de transporte de 24 millones de metros cúbicos diarios, lo que generará un ahorro de divisas de 1465 millones de dólares anuales, con un ahorro fiscal de 1060 millones de dólares por año en por sustitución de importaciones de gasoil y Gas Natural Licuado (GNL), combustibles que sirven para satisfacer la demanda de las usinas termoeléctricas para generar energía en invierno.

Además, el sistema de obras compensará la caída en los niveles de producción correspondientes a la provisión de Bolivia, que tiene un contrato con la Argentina que se extiende hasta el 31 de diciembre de 2026. "Está es una obra histórica que decidieron imponer tanto el presidente como la vicepresidenta y que implicará un gran ahorro para los argentinos" dijo Martínez en la Casa Rosada.