Como una oportunidad que se da una vez en la vida , así calificó el presidente ejecutivo de Bank of Nova Scotia (Scotiabank), Brian Porter, la opción de que el banco canadiense adquiera la operación de BBVA en Chile.

El ejecutivo indicó que actualmente se está realizando el proceso de due diligence, es decir, en la evaluación y verificación de toda la información financiera de BBVA Chile, que tendría un valor de mercado de entre 2,500 y 2,700 millones de dólares. Estas oportunidades no vienen muy a menudo. Son oportunidades que se dan una vez en la vida , dijo Porter en la cumbre financiera de Scotiabank.

Adicionalmente, señaló que una adquisición sería buena para los inversionistas del banco canadiense, y que Chile es un país con instituciones fuertes, un buen funcionamiento del gobierno y el Poder Judicial, entre otras cosas.

Con ello dijo que las ganancias para las operaciones chilenas del prestamista con sede en Toronto se han duplicado en los últimos tres años y medio. Es un país que nos sentimos cómodos desplegando capital , comentó Porter.

Scotiabank, el banco canadiense con mayor presencia en el extranjero, está concentrando su estrategia internacional en la Alianza del Pacífico, un bloque comercial latinoamericano compuesto por México, Perú, Chile y Colombia. El banco dijo el mes pasado que su sólida posición de capital, la más fuerte entre los principales bancos de Canadá, le dio flexibilidad para crecer e invertir .

BBVA informó la semana pasada que las dos compañías habían firmado un acuerdo de confidencialidad para las negociaciones, tras lo cual Scotiabank revisaría la información en libros de BBVA Chile y se entrevistaría con los gestores de esta entidad.

La semana pasada, la noticia de que la canadiense Scotiabank está interesada en comprar la operación de BBVA Chile provocó que en sólo dos días jueves y viernes la capitalización bursátil de esta última se disparara 76.8%, pasando su valor en Bolsa desde 1,422 millones de dólares a 2,515 millones.

Según El Mercurio de Chile, el banco canadiense habría ofrecido un precio que oscila entre los 2,500 millones y 2,700 millones de dólares para quedarse con la operación chilena de BBVA. Pese a que, en la información entregada, tanto en España como en Chile a los reguladores respectivos, BBVA no menciona a otros interesados, trascendieron los nombres de los bancos Bci, BICE, Itaú Corpbanca y de Security también como candidatos. No obstante, consultados directivos de algunos de estos bancos descartaron el interés en los activos y negaron que la posibilidad de adquirirlos se haya tocado en algún directorio.

Sorprende decisión de BBVA

De llevarse a cabo definitivamente la operación, BBVA vendería su participación (68%) en el capital de BBVA Chile, sus filiales y otras empresas relacionadas como los negocios de seguros, la inmobiliaria o la filial Servicios Corporativos, entre otras. En la medida en que la familia chilena Said (dueña del otro 32%) tiene un pacto de accionistas con BBVA Chile, la operación conlleva la posibilidad de que éstos tengan la opción de revisar a su vez las cuentas de Scotiabank Chile, con el fin de estudiar una posible entrada en su accionariado.

Que la cuota de mercado que mantenía BBVA en Chile (de poco más de 7%, muy por debajo de otros países de la región) preocupaba a los responsables del banco no era ningún secreto. El propio consejero delegado del grupo, Carlos Torres, reconocía en febrero de este año en una entrevista al periódico chileno Pulso que no estaban satisfechos con la penetración del banco en el mercado del país sudamericano, y confiaba al canal digital las posibilidades futuras de ganar terreno.

Lo que no se esperaba casi nadie en el sector era la posibilidad de que un banco históricamente comprador como BBVA pudiera dar marcha atrás y vender su negocio bancario minorista en Chile, la economía más desarrollada de la zona y la más estable tanto a nivel institucional como en cuanto a previsiones macroeconómicas. (Con información de Diario Financiero/Chile, Gestión/Perú y Expansión/España)