Las licencias de maternidad pasarán de 12 a 14 semanas remuneradas gracias a una serie de reformas dictaminadas en el Senado de la República. Además, la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) contempla que, en casos de partos prematuros, las madres trabajadoras podrán disponer de las 14 semanas a partir de la fecha de nacimiento del bebé.

También se incrementará el permiso con goce de sueldo en caso de adopción de un infante. Actualmente, la LFT establece seis semanas posteriores al día en el que se recibe al infante, el dictamen aprobado por las comisiones del Senado prevé una semana previa a la fecha de entrega y siete semanas posteriores, un total de ocho semanas. El permiso de 14 semanas posterior al parto aplicará también para casos en los que el niño nazca con una discapacidad o requiera atención hospitalaria, con lo que se añaden cuatro semanas a las ocho de permiso que actualmente contempla la LFT.

Las mamás que trabajan en la burocracia también tendrán una ampliación en sus licencias de maternidad, pasarán de un mes a 14 semanas. También se reformó la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado para que las trabajadoras del sector público cuenten con las 14 semanas en caso de parto prematuro o nacimiento con una discapacidad o atención hospitalaria. Además, se otorgarán las ocho semanas cuando se trate de adopción. Estas reformas fueron aprobadas por las comisiones de Trabajo y Previsión Social, de Igualdad de Género y de Estudios Legislativos de la Cámara alta. El dictamen será sometido a votación en el pleno de la cámara esta semana.

En esta discusión quedaron fuera las licencias de paternidad, las cuales actualmente son sólo por cinco días, mientras que los servidores públicos ni si quiera cuentan con esta prestación. Las propuestas buscan fijarlas en un periodo que va de las dos a las ocho semanas.