El Tribunal General de la Unión Europea validó este miércoles las exenciones fiscales obtenidas por Amazon en Luxemburgo, y anuló una orden de la Comisión Europea para que ese país recupere 250 millones de euros (unos 295 millones de dólares) por impuestos atrasados.

La Comisión Europea acusaba a Luxemburgo de haber concedido privilegios fiscales al gigante del comercio electrónico, que equivalían a una ayuda estatal indebida.

Pero el Tribunal no identificó ninguna "ventaja" especial otorgada a la empresa, anunció en una nota.

Esta fallo llega menos de un año después que otro gigante, Apple, lograra una victoria en una apelación en la misma corte contra una orden de la Comisión Europea que determinaba el pago de 13,000 millones de euros (unos 15,700 millones de dólares).

La oficina regional de Amazon saludó la decisión del Tribunal por considerar "que está en línea con nuestra posición de larga data de que cumplimos con todas las leyes aplicables y que Amazon no recibió un trato especial", indicó un comunicado.

Nos complace que el Tribunal haya dejado esto en claro y podamos seguir centrándonos en cumplir con nuestros clientes en toda Europa", indicó la firma.

Por su parte Chiara Putaturo, experta europea en cuestiones fiscales de la organización humanitaria Oxfam, apuntó en un comunicado que el fallo deja en evidencia la urgencia de emprender reformas fiscales.

"Los beneficios de Amazon se han disparado con la pandemia", con miles de millones de euros solo en transacciones en Europa, afirmó. "Y sin embargo sus declaraciones fiscales en Luxemburgo muestran que no se han pagado impuestos", señaló.