México se mantiene firme en sus “líneas rojas” (puntos innegociables) en las pláticas del TLCAN, lo cual ha sido ratificado por el equipo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), próximo presidente de México, afirmó Moisés Kalach, director general del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, también conocido como Cuarto de Junto, del sector empresarial.

“El equipo de transición va a acompañar la negociación, y nosotros ya nos reunimos, hasta hoy las posiciones son totalmente alineadas. Me parece que es una muy buena noticia”, expresó Kalach.

En entrevista, dijo a El Economista que el sector empresarial se encuentra “listo” para el acompañamiento del equipo negociador encabezado por Ildefonso Guajardo rumbo a reabrir la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en Washington, con las posiciones firmes de no ceder en temas como la temporalidad de las exportaciones ni las reglas de origen en el sector automotriz.

Lo importante, afirmó Kalach, es que entre el equipo de transición del próximo presidente Andrés Manuel López Obrador y la Secretaría de Economía que encabeza Guajardo existe coincidencia y las posiciones son las mismas: pactar el acuerdo trilateral modernizado; tampoco se han movido los conceptos para ceder.

Informó que durante esta semana se han realizado reuniones de trabajo con el equipo de AMLO en materia de comercio. “Hemos tenido reuniones con Alfonso Romo, Graciela Márquez y Jesús Seade, que nos han dicho que son el equipo y se formalizarán”, y serán quienes hagan el acompañamiento para las negociaciones del nuevo TLCAN.

Moisés Kalach expresó que un acuerdo comercial bilateral entre México y Estados Unidos, como el que planteó nuevamente esta semana el presidente Donald Trump, posee limitaciones legales que lo hacen muy poco probable, en tanto que una relación única entre ambas economías tampoco resolvería las líneas rojas que han frenado el avance de la modernización del TLCAN, sostuvo.

Sin sentido, pacto bilateral

El representante del también Cuarto de Junto del sector empresarial mexicano advirtió: “Nosotros no queremos ir ahí, porque la bilateralidad podría quitar competitividad a América del Norte.

“Como sector privado tenemos que seguir convenciendo a nuestros aliados en Estados Unidos de que nos ayuden a fortalecer el TLCAN y que Trump flexibilice su postura”.

El director general del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales comentó que se acordó con la Secretaría de Economía mantener posiciones, ya que por el hecho de que haya un proceso electoral, no deben cambiar los planteamientos esenciales.

“Las posiciones de la negociación y los márgenes siguen constantes, entonces no cambia nada. Ésa es la parte más importante, hemos acompañado al secretario y tiene los márgenes de adónde llegar en el sector privado, somos consistentes y nos quedamos muy tranquilos. Lo que tenemos que ver es la voluntad de la autoridad americana para que esto funcione”, abundó.

Moisés Kalach insistió en que encaminarse a una relación bilateral no llevará a modificar la posición difícil con Estados Unidos, “entonces no le vemos el incentivo de ir hacia allá”.

Pero, además, el asunto legal detrás de un acuerdo bilateral sería complejo, pues primero se tendría que deshacer el tratado actual, y, para remplazarse, el Congreso estadounidense debe otorgarle un nuevo poder al gobierno de Trump para efectuar una negociación bilateral. La disolución del actual acuerdo tomaría, como mínimo, seis meses, en caso de que Estados Unidos decidiera ir por esa vía.

AMLO ha cambiado: Ross

En otro frente, Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, afirmó que el próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, “ha cambiado considerablemente su retórica y dejado en claro que le gusta la idea de rehacer el TLCAN”, por lo que, dijo, las negociaciones se reanudarían en buenos términos.

López Obrador, quien asumirá su encargo en diciembre próximo, “tiene un buen equipo de transición” con el gobierno actual en el tema TLCAN, “creemos que las conversaciones se pondrán en marcha con bastante rapidez”, dijo Ross en una entrevista con la cadena CNBC.

Carlos Urzúa, futuro secretario de Hacienda y Crédito Público del nuevo gobierno, estimó que las tratativas serán más rápidas después de las elecciones legislativas de noviembre en Estados Unidos.

En tanto, el 26 de julio se reanudarán las pláticas de alto nivel sobre el acuerdo con la visita del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, a Washington, en donde se reunirá con Robert Lighthizer, jefe negociador de Estados Unidos en el TLCAN, después de dos meses de pausa en la negociación.

Las píldoras venenosas del TLCAN

  • Cláusula sunset con muerte súbita cada cinco años.
  • Reglas de origen en el sector automotriz, con un contenido estadounidense.
  • Mecanismos de solución de controversias (desaparecerlos o debilitarlos).
  • Cambio de metodología, por estacionalidad, para investigar prácticas desleales de comercio en el agro.
  • Elevar el nivel de importaciones exprés automáticas.
  • Quitar ciertos cupos textiles.

Más información sobre el TLCAN.

lgonzalez@eleconomista.com.mx