Las empresas OHL y Aleatica se han declarado la guerra mutuamente, y es que, mientras la española presentó dos procesos de arbitraje en contra de la compañía mexicana, debido a la cancelación de dos contratos de construcción en obras en México y Colombia, Aleatica ha iniciado otro proceso similar contra OHL por incumplimientos y retrasos en obras.

OHL buscará una indemnización, de hasta 130 millones de euros (146.5 millones de dólares), de parte de la operadora mexicana, por falta de pago en la construcción de la autopista Atizapán-Atlacomulco, al norponiente del Estado de México; así como de la autopista Río Magdalena en Colombia.

Entretanto, la también operadora de vialidades como el Circuito Exterior Mexiquense y del Viaducto Bicentenario indicó mediante un comunicado emitido en la Bolsa de valores, que inició un proceso de arbitraje contra OHL para exigir la reparación de “daños y perjuicios”.

“El día de hoy ATAT está presentando ante el Centro de Arbitraje de México un arbitraje en contra de la subsidiaria de OHL solicitando que un tribunal arbitral confirme los incumplimientos graves de la subsidiaria de OHL bajo el Contrato EPC y solicitando que se indemnice a ATAT por los daños y perjuicios sufridos”, consignó la empresa.

OHL se ha defendido de las acusaciones de Aleatica, alegando que “la compañía ha ejecutado todos los contratos establecidos conforme a la ley y a lo establecido y acordado con las diferentes partes (...) OHL, como compañía, tomará todas las medidas legales que considere oportunas a la rescisión de ambos contratos hecha pública por la compañía Aleatica”.

El lunes, la compañía mexicana anunció la rescisión del contrato que su filial, Concesionaria ATAT, creada para desarrollar el proyecto de la vialidad mexiquense, mantenía con Constructora de Proyectos Viales de México, subsidiaria de OHL, por supuestas irregularidades detectadas, como la suspensión de obras relevantes.

Sin embargo, OHL confirmó en un comunicado emitido en el mercado de valores de España que los procesos arbitrales fueron iniciados antes de que Aleatica iniciara la revisión de los contratos, específicamente el 30 de noviembre del 2018 en el caso de la autopista Río Magdalena, y del 4 de abril en el de la vialidad mexiquense.

La autopista Atizapán-Atlacomulco fue concesionada en el 2014 por los siguientes 30 años a Aleatica, y debía estar lista dos años después, no obstante, diversos hechos, como el cambio del trazo original y conflictos sociales por el uso de suelo, han retrasado su conclusión hasta la fecha. (Con información de Sentido Común)