El constructor aeronáutico europeo Airbus, que vendió por centenas sus A320 Neo desde el inicio del salón de Le Bourget en París. Así, el constructor europeo anunció haber recibido en total 730 pedidos de aviones con motivo del Salón de Le Bourget, un récord absoluto para un constructor en un salón aeronáutico, por un valor de 72,000 millones de dólares.

Este éxito establece un récord para cualquier constructor aeronáutico en cualquier salón aeronáutico , afirmó en un comunicado Airbus, filial del gigante europeo EADS.

Los acuerdos incluyen compromisos de venta de 312 aviones por un valor de 28,200 millones, y órdenes de compra en firme de 418 aparatos por un total de unos 44,000 millones de euros, añadió.

Airbus ha superado ampliamente su objetivo inicial de lograr unos 500 pedidos en el salón de Le Bourget, gracias en gran parte al éxito del A320 Neo.

El Neo es una versión remotorizada del A320 clásico que permite, según Airbus, consumir un 15% menos de carburante, una característica interesante para las aerolíneas dado el elevado precio del petróleo.

Frente a su rival europeo, Boeing ha pasado prácticamente inadvertido en el plano comercial en Le Bourget.

Es cierto que el constructor estadounidense nunca utilizó este salón como cajón de resonancia para sus ventas.

Pero con sólo 195 pedidos desde principios de año (134 pedidos al 14 de junio, más 61 en firme en el salón), Boeing paga el precio de una cierta letargia ante la ofensiva Neo.

Frente al A320 Neo, el envejecido Boeing 737 parece empantanarse, o se remotoriza, o habrá que abandonarlo por otro modelo, que tardaría en llegar y sería más caro. El constructor estadounidense no ha tomado aún una decisión al respecto.

Ayer jueves fue la última jornada reservada en el Salón de Le Bourget a los profesionales, antes de abrir sus puertas al público el viernes.