Agentes aduanales estadounidenses advirtieron que no hay tiempo suficiente para que las aduanas estén preparadas en caso de que entren en vigor aranceles a las importaciones de productos mexicanos el próximo 10 de junio.

En una carta, miembros del Consejo de la Costa del Pacífico de la Asociación de Agentes Aduaneros y Transitarios pidieron al gobierno estadounidense aplazar la eventual puesta en vigencia de los aranceles con los que ha amenazado el presidente estadounidense, Donald Trump, a México.

“Es nuestra responsabilidad, como los profesionales más informados, expresar nuestra grave preocupación, incluso alarmarnos de que será imposible de cumplir (la puesta en vigencia de aranceles), ya que los mecanismos de cumplimiento no están disponibles desde ahora hasta el 10 de junio, o incluso antes del aumento previsto para el 1 de junio”, indicaron en una carta, según reportó el portal estadounidense Político.

Los miembros del consejo pidieron retrasar los nuevos aranceles de importación hasta que las Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos “puedan desarrollar los procedimientos mediante los cuales los importadores e intermediarios los paguen razonablemente”.

Trump informó que a partir del 10 de junio su país impondrá aranceles de 5% a todos los bienes originarios de México hasta que se detenga el flujo de inmigrantes indocumentados por la frontera sur estadounidense. Ese impuesto se elevaría progresivamente a 25% en el mes de octubre.

Por su parte, la Reserva Federal de Nueva York estima que los aranceles vigentes le cuestan en promedio a cada hogar estadounidense 831 dólares anuales.

Antes de que la administración del presidente Donald Trump incrementara los aranceles de 10 a 25% sobre aproximadamente 200,00 millones de dólares de importaciones estadounidenses desde China, esa media por hogar era de 414 dólares.

Si continúa la escalada de tarifas se podría tener efectos negativos más amplios en la economía de Estados Unidos, así como varias implicaciones políticas.

En una nueva fase, Trump propuso un arancel de 25% en casi todas las importaciones restantes de China, además autorizó recientemente aranceles de entre 5 y 25% sobre las importaciones de todos los productos de México, que comenzarían con la tasa más baja a partir del 10 de junio.

Además, declaró que las importaciones de vehículos motorizados de Estados Unidos representan una amenaza a la seguridad nacional, en particular los originarios de la Unión Europea y Japón, y que tiene la autoridad para imponer aumentos arancelarios a dichas importaciones.

La Reserva Federal de Nueva York expuso que los compradores estadounidenses de importaciones desde China ahora deben pagar el impuesto de importación además del precio base.

Por lo tanto, si una empresa (o consumidor) está importando bienes de 100 dólares por unidad de China, un arancel de 25 % hará que el precio interno aumente a 125 por unidad.

Esto agrega un costo de 25 dólares por unidad para los compradores de importaciones, pero no es un costo real para la economía de Estados Unidos, porque el dinero simplemente se transfiere de los compradores de importaciones a las arcas del gobierno y, por lo tanto, podría, en principio, ser rembolsado.

Se acercaron posiciones: Ebrard

México y Estados Unidos, sin acuerdo; negociaciones siguen hoy

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que las negociaciones para evitar la amenaza arancelaria del presidente Donald Trump continuarán hoy ante el planteamiento de varios asuntos que deben ser estudiados con más cuidado para lograr un acercamiento de posiciones.

“En resumen, tuvimos una reunión, yo diría cordial. Cada quien defendió con argumentos, con firmeza, sus puntos de vista. No era de esperarse que en una primera reunión de dos horas te pongas por completo de acuerdo en algo (...) Tendremos otras reuniones con el objetivo de acercar posiciones”, explicó Ebrard en una rueda de prensa en la Embajada de México en Washington luego de finalizar su encuentro en la Casa Blanca con el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado, Mike Pompeo, Kevin McAleenan, secretario Interino de Seguridad Interna, y otros funcionarios.

Marcelo Ebrard manifestó que ambos gobiernos reconocen que la situación de la ola migratoria hacia Estados Unidos no puede mantenerse así.

“El punto de partida es que ambas partes reconocemos que la situación actual no se puede mantener como está. ¿Por qué? porque se dio el reporte de los números y, efectivamente, los flujos están creciendo demasiado”, dijo.

Antes de la reunión entre la comitiva mexicana y funcionarios estadounidenses, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza reportó que en mayo detuvo o consideró inadmisible a más 144,278 migrantes, en su mayoría de Centroamérica, en la frontera suroeste con México. Lo que representa un aumento de 32% respecto a abril. Asimismo, fueron detenidas 132,887 personas que ingresaron ilegalmente al país en mayo, un promedio de 4,286 personas por día, en comparación con 99,304 en el mes de abril y 92,840 en marzo.

El canciller precisó que el gobierno estadounidense busca medidas que tengan efecto inmediato o a corto plazo; sin embargo, México reitera que no sólo las medias inmediatas y punitivas son una solución posible al fenómeno migratorio.

Respecto a la posibilidad de que a partir del próximo lunes se aplique la tarifas de 5% a todos los productos mexicanos, Ebrard aseguró que se va a seguir dialogando y trabajando sobre ése y otros temas. (Perla Pineda, con información de Reuters)

[email protected]