La megacompra de medicamentos que, por primera vez, realizó el gobierno federal, se encamina a la opacidad al utilizar como mecanismo la compra directa de más de 60% de claves que fueron declaradas desiertas después de un proceso muy complicado y en la incertidumbre.

“La licitación estuvo abierta a nivel internacional y nacional, nosotros queremos apoyar al gobierno, pero este proceso fue tan desgastante y el resultado muestra que ni a nivel internacional fue atractivo; los precios están muy castigados y con multas muy altas en caso de que no se entregara a tiempo”, son parte de las razones por las que se declaró desierta en su mayoría, dijo Rafael Gual Cosío, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma).

La competencia en el mercado tomará un sentido distinto, pues ahora la autoridad ya no hará licitaciones, elegirá directamente al comprador, “había una cantidad impresionante de dudas, y no fueron bien contestadas por la autoridad; además, hubo falta de planeación, tiempos cortos de entrega con multas altas, todo eso no ayudó a la licitación para segundo semestre del año”, agregó.

En el fallo del pasado 28 de junio resultaron adjudicadas 1,167 claves, es decir, 38% del total de las claves y 56% del monto de la licitación. El fallo resultó con un valor 6,865 millones de pesos, que considerando los precios máximos de referencia, representa un ahorro de 1,032.5 millones de pesos, equivalente a 13%, respecto de la estimación inicial, y de 21% con relación a la del año anterior.

Dudas en la entrega y distribución

Cabe señalar que este 2 de julio se cierra la recepción de cotizaciones para el proceso de la licitación relacionada con la distribución de medicamento, de acuerdo con las secretarías de Hacienda y Salud; sin que se haya establecido una fecha para el fallo.

“Si bien es positivo que se separe la distribución de los laboratorios; hay cosas que el gobierno no ha considerado, como es el caso del pago del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA). En la licitación de noviembre del 2018, no se pagaba IVA porque con la licitación consolidada de medicamentos se incluía la distribución; pero, en esta ocasión ya se separó, entonces, eso tendrá un mayor costo”, comentó Gual Cosío.

De acuerdo con información, se van a licitar siete partidas para igual número de regiones; dos subpartidas, que contemplan la red fría y seca y materiales de curación, y el contrato estará abierto hasta el 31 de diciembre.

Cabe destacar que en este proceso participan los distribuidores que ya lo venía haciendo; “pero se viene una condición complicada para el gobierno y eso es por la separación, donde se tienen que hacer un ajuste en el precio al tener que sumar el IVA”, comentó el director general de Canifarma.