Los accionistas de NII Holdings aprobaron la venta de Nextel Brasil al grupo mexicano América Móvil por un un monto total de 905 millones de dólares, una operación que reforzará a AMX en el mercado móvil de Sao Paulo y que también le permitirá acceder a nuevas frecuencias de espectro en las bandas de 1.9 GHz (PCS) y de 1.7/2.1 GHz (AWS) que cubren la frontera con Venezuela, el Amazonas y otras regiones del interior brasileño.

La operación fue aprobada por el 91% de los accionistas de NII Holdings reunidos en Nueva York este 27 de junio y ahora sólo falta que la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y el Consejo Administrativo de Defensa Económica de Brasil (Cade) concedan su respaldo a esta compraventa de activos. 

Oi, como competidor, saludó semanas atrás la compraventa de Nextel por parte de Claro de AMX, mientras que Telefónica y TIM expusieron en prensa que esta transacción podría afectar a la competencia en las plazas de Río de Janeiro y Sao Paulo, en caso de ser aprobada por las autoridades regulatorias, según recogió TeleSemana.

América Móvil pactó a mediados de marzo pasado con NII Holdings la compra del 100% de los activos de Nextel Brasil en 905 millones de dólares, una operación que incluye el traspaso de 3.3 millones de usuarios y distintos bloques de espectro, que en conjunto reforzarán a Claro de AMX como el segundo operador del mercado brasileño con 59.7 millones de clientes móviles, sólo por detrás de Vivo de Telefónica que en 2018 redujo inversiones y clientes en su negocio brasileño, y por delante de TIM Brasil, cuya matriz, Telecom Italia, también entró en números rojos el año pasado.  

Las frecuencias que pasarán de Nextel a Claro tienen el potencial para dar cobertura de servicios inalámbricos fijo/móvil al 97% de la población brasileña, unas 199 millones de personas, y al 96% de los territorios más importantes que generan el PIB del gigante Brasil.

La mexicana AMX compró además al operador, que por un lado, representa el equivalente del volumen de usuarios que su subsidiaria Claro perdió en los últimos dos años por diversos motivos de mercado, y por el otro, que fue Nextel quien mejor pudo capotear la sangría generalizada de clientes que impactó a otras marcas en el mismo tiempo, al pasar de 2.58 millones de abonados en 2016, a 3.3 millones en 2018, y cuando todo el mercado móvil brasileño perdió en conjunto 14.8 millones de líneas en dos años por la depresión económica que padece el país sudamericano.

Por ello la operación se interpretó en marzo como una acción de fortalecimiento de AMX en infraestructura y espectro radioeléctrico, de cara al advenimiento de nuevas tecnologías de comunicación como las redes de 5G hacia América Latina y frente a Telefónica de España por el liderazgo del sector de telecomunicaciones en la región, ante el hecho de que Brasil, el baluarte de aquel grupo a través de la marca Vivo en el continente y su cuarto negocio más importante en el mundo, reportó una caída de 15.8% en sus ingresos durante 2018 en el negocio fijo/móvil combinado y bajas de 13.4 y 19.4% por rubros separados, además de una reducción de 14.1%  en su Capex en el año.

Pese a estos números desafortunados, Vivo de Telefónica era hasta diciembre de 2018 el primer operador móvil de Brasil, con 73.1 millones de usuarios, aún con una pérdida de 1.7 millones de clientes frente a 2017. TIM Brasil empezó 2019 con 55.9 millones y la financieramente también emproblemada Oi inició el año con 37.7 millones de abonados. El mercado móvil de Brasil tenía 229.21 millones de usuarios en diciembre de 2018, de acuerdo con la consultora Telracom.

El acuerdo NII Holdings-AMX, por su parte, también complicará los planes de expansión de TIM en Brasil, el único negocio de Telecom Italia en Latinoamérica y queda en duda de si un acuerdo con Oi será la alternativa para TIM, que hace unos meses ya había peleado a AMX los activos de Cemig Telecom.

Analistas consideran que la Anatel y el Cade pasarán la compraventa del 100% de Nextel Telecomunicações y sus demás marcas relacionadas en lo que toca a la prestación del servicio mismo, pero que también podrían generarse aprietos en temas de frecuencias, pues AMX rebasará los topes de espectro o “caps” en las bandas que se encuentran por debajo de 1 GHz (450, 700, 850 y 900 MHz) en Sao Paulo y regiones del Amazonas y otras tierras pegadas a la frontera con Venezuela y el Atlántico.