La compañía afronta desde agosto una demanda colectiva en Nueva York a la que se han sumado nuevas reclamaciones por la ampliación de capital de, al menos, cuatro bufetes americanos.

NOTICIA: Abengoa, bajo el control de especuladores

En 2009, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió a Abengoa como ejemplo del impulso de las energías renovables. Unos meses después, el líder de la mayor economía del mundo anunció un contrato millonario con la empresa sevillana para construir una macroplanta solar en Arizona. "Es una buena noticia que hayamos atraído a una compañía para crear puestos de trabajo en Estados Unidos", dijo entonces Obama. Hoy, esas palabras suenan muy lejanas.

Gracias a la apuesta de la Casa Blanca por las energías renovables y a la buena posición de Abengoa en el país, el salto de la compañía española fue exponencial en Estados Unidos, que pronto se convirtió en su primer mercado. En 2014, aportó 2,254 millones de euros al negocio de Abengoa, el 32% del total.

La compañía fue una de las grandes receptoras de los 16,000 millones de dólares de garantías federales que el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE) concedió en 2009 a 26 iniciativas. Abengoa recibió 2,650 millones de dólares que sirvieron para facilitar la financiación por parte del Federal Financing Bank (FFB) a dos proyectos: la macroplanta solar de Solana, en Arizona, con 1,450 millones de dólares; y Mojave Solar, en California, que recibió 1,200 millones de dólares.

NOTICIA: Abengoa se hunde a mínimo histórico en Madrid

Es así como el banco estatal se ha convertido hoy en el mayor acreedor de Abengoa. Su deuda está vinculada a project finance, por lo que va pagando con el dinero que generan las instalaciones y, por tanto, tiene menos riesgo. Pese a todo, el colapso de Abengoa anticipa que podrían pedirse explicaciones en Washington sobre estos créditos, procedentes de dinero público. Las garantías que recibió Abengoa implicaron en su momento críticas por parte de las filas conservadoras, que acusaron a Obama de "favoritismo".

Conexiones demócratas

Abengoa cuenta con colaboradores relacionados con el Partido Demócrata, lo que también ha sido criticado en medios republicanos. Bill Richardson, el exgobernador de Nuevo México y secretario de Energía durante el Gobierno de Clinton, se incorporó en 2011 al consejo asesor internacional de Abengoa. Y el español Juan Verde, director de la campaña de reelección de Obama, es miembro del consejo de Abengoa Bioenergía, igual que Heather Zichal, asesora de energía del presidente de Estados Unidos hasta 2013. Además, en 2007, el ex vicepresidente Al Gore tomó una pequeña participación en Abengoa (cuyo importe no se desveló) a través de su fondo Generation Investment Management.

Creación de Abengoa Yield

La fuerte posición de Abengoa en Estados Unidos impulsó la creación de Abengoa Yield, que empezó a cotizar en el Nasdaq en junio de 2014. Las yieldco son empresas con activos que tienen ingresos recurrentes y predecibles, y que permiten dar dividendos altos de forma sistemática. Pese a su carácter pionero, la nueva filial contribuyó a complicar aún más la estructura societaria de Abengoa, formada por más de 700 empresas.

Las yieldco son una versión perfeccionada de la máxima "las partes valen más que el todo". Abengoa apenas alcanza hoy una capitalización de 300 millones, frente a los 1,500 millones de dólares de Abengoa Yield, en la que Abengoa controla el 47 por ciento.

NOTICIA: Degradan programa de deuda de Abengoa México

El escenario de Abengoa en Estados Unidos empezó a tambalearse en agosto, cuando Gainey McKenna & Egleston, bufete especializado en demandas colectivas (lo que técnicamente se conoce como class action), anunció un litigio contra Abengoa tras la ampliación de capital de 650 millones que anunció.

El bufete alegó que la compañía había tergiversado presuntamente los datos de liquidez. Otros despachos, como Glancy Prongay & Murray, Block & Leviton, Levi & Korsinsky y Rosen Law Firm, también promovieron demandas, algunas de las cuales se han empezado a tramitar hace unas semanas. A las puertas de lo que podría ser el mayor concurso en la historia de España, es muy probable que el frente judicial de Abengoa no haya hecho más que empezar.

erp