Las cadenas comerciales asociadas en la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicios y Departamentales (ANTAD) prevén invertir 2,000 millones de dólares para este año, 13% menos que lo reportado en el 2020, cifra que se considera como la más baja de los últimos años; decisión que deriva de la crisis económica y el impacto del cierre de las tiendas que se mantiene por el semáforo rojo, a lo que lanzó un “SOS” para que les permitan la reapertura -desde este viernes- con medidas sanitarias.

Vicente Yáñez Solloa, presidente de la ANTAD, dijo que los socios estiman crecimiento nominal en las ventas a tiendas totales de 6.5% y a tiendas iguales de 4.1% para el 2021, aunque la recuperación del comercio minorista podría darse hasta el 2024.

En conferencia de prensa virtual, el dirigente de la ANTAD reportó que en diciembre del 2020 se presentó caída de 3.8% en ventas de las tiendas totales, mientras que a tiendas iguales la disminución fue de 6.2%, en donde las cadenas de departamentales y especializadas resultaron las afectadas por el cierre de negocios no esenciales, al caer 9.8% y 9.7% respectivamente a tiendas iguales.

Con un entorno económico adverso, el crecimiento anual de las ventas de los asociados de la ANTAD para 2020 a tiendas totales fue retroceso en 2.4% y a tiendas iguales de 5.1%, refirió.

Vicente Yáñez pidió a las autoridades del Valle de México para que el próximo viernes 22 de enero se permita el retorno seguro de operación presencial de las tiendas departamentales y especializadas, pues estarían en riesgo miles de empleos.

“La dimensión de la crisis en la que nos encontramos: 83,956 personas se encuentran sin laborar y sus empleos están en riesgo debido al cierre de 3,675 tiendas. Ello ha generado pérdidas para las tiendas superiores a los 21,105 millones de pesos por distintos conceptos”, resaltó.

Además de considerar en la cadena de valor a los más de 15,000 proveedores y los 400,000 empleos que generan y que están en riesgo.