Standard and Poor's (S&P) elevó un escalón la calificación crediticia a largo plazo de British Airways (BA) de 'BB' a 'BB+' con perspectiva estable debido a que las métricas financieras de IAG y BA "han mejorado sustancialmente en los últimos años" y considerando que el fallo electrónico de este fin de semana ha sido un evento puntual.

La empresa de calificación crediticia continúa evaluando la posición competitiva de BA como fuerte. Sin embargo, cree que el perfil de riesgo de la empresa se ve afectado por las características fundamentales de la industria aérea, como la susceptibilidad de BA a los ciclos económicos europeos y mundiales, las fluctuaciones de los precios del petróleo, la intensidad del capital y los acontecimientos imprevistos.

Para S&P, BA es un negocio rentable y exitoso de forma independiente, tiene pocas probabilidades de ser vendido y es importante para la estrategia a largo plazo de IAG. Además, opina que la dirección del 'holding' apoyaría a BA si cae en dificultades financieras.

Según la compañía de calificación, las posibles consecuencias adversas derivadas del voto Brexit no han cambiado sustancialmente en los últimos doce meses, en los que BA ha mostrado "resilencia operativa".

A pesar del proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea, S&P espera que el PIB de las islas británicas aumente 1.7% en términos reales en 2017 y 1.2% en 2018, en comparación con el 1.8% en 2016 y el 2.2% en 2015.

Por esto, S&P opina que la compañía británica cuenta con la fortaleza financiera suficiente como para "hacer frente a los respectivos vientos en contra". No obstante, señalan que el principal motor de beneficios de BA es su división de clase empresarial para los vuelos transatlánticos que salen de su centro de Heathrow y que los incidentes de este fin de semana podrían afectar a los resultados de la empresa a corto plazo.

erp