La secretaria del Tesoro de Estados Unidos (EU), Janet Yellen, instó al Congreso de su país a elevar o suspender el límite de deuda de la nación lo antes posible y advirtió que si los legisladores no actúan antes del 2 de agosto se deberán tomar “medidas extraordinarias” para evitar un cese de pagos.

En plena disputa entre partidos del Congreso sobre el incremento del techo de endeudamiento federal, Yellen dijo en una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que la deuda pendiente de Estados Unidos alcanzará su límite legal el 1 de agosto.

“Hoy (viernes), el Tesoro anuncia que suspenderá la venta de valores de la Serie de gobierno Local y Estatal (SLGS) a las 12:00 pm del 30 de julio de 2021”, dijo Yellen en la misiva, también enviada a otros líderes del Congreso de ambos partidos.

El cese del Tesoro continuará hasta que se suspenda o aumente el techo de la deuda, afirmó Yellen.

“Si el Congreso no ha actuado para suspender o aumentar el límite de deuda para el lunes 2 de agosto del 2021, el Tesoro deberá comenzar a tomar ciertas medidas extraordinarias adicionales para evitar que Estados Unidos incumpla sus obligaciones de pago”, agregó la funcionaria.

La falta de un consenso sobre si algunos recortes del gasto público deberían acompañarse con un aumento en el límite de deuda nacional —actualmente en 28.5 billones de dólares— podría llevar a un cierre del Gobierno federal, como ha sucedido tres veces en la última década, o incluso a un incumplimiento de pagos del país.

Daño irreparable a la economía de EU

La carta de Yellen es una formalidad que hacen todos los titulares del Tesoro de Estados Unidos cuando el país se acerca a la peligrosa situación de suspender los pagos de su deuda soberana.

En la misiva, la responsable financiera del gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, recuerda que aumentar o suspender el límite de deuda no supone aumentar el gasto público, ni autoriza a incrementos de gasto en futuras propuestas presupuestarias.

Recordó asimismo que el nivel actual de deuda refleja la suma de gastos ya aprobados tanto por la administración como por el propio Congreso y no cumplir con esas obligaciones de pago causaría un “daño irreparable a la economía estadounidense y al sustento de sus ciudadanos”.

Yellen advirtió que en otras ocasiones “sólo la amenaza” de no cumplir con las obligaciones de pago produjo un severo impacto negativo sobre la economía del país y sobre la solvencia ante los mercados, con la mayor caída de los niveles de rating en toda la historia del país en el año 2011.

“Es por eso que el Presidente y la Secretaria del Tesoro no quieren ni que se sugiera” la posibilidad de un incumplimiento en las obligaciones de pago, añadió Yellen.

En este sentido, subrayó que en los años recientes el Congreso solventó siempre este problema de forma regular y con el trabajo conjunto de los dos partidos y por eso le pidió que también en esta ocasión actúe “tan pronto como sea posible” .