Las ventas minoristas de Estados Unidos aumentaron en abril y los precios al consumidor rebotaron, lo que apunta a una aceleración del crecimiento económico y un alza gradual de la inflación que podría mantener a la Reserva Federal en su plan de subir las tasas de interés en junio.

Los reportes publicados el viernes se sumaron a los datos del mercado laboral para insinuar que la casi paralización de la actividad económica en el primer trimestre fue una anomalía. Pero una moderación en la inflación anual hizo que los mercados financieros redujeran sus expectativas de al menos dos alzas más de tasas este año.

La economía se recuperó un poco del lento inicio que tuvo a inicios de año, pero el fuego de la inflación no está ardiendo bien, por lo que es probable que la Fed mantenga en un ritmo gradual de alzas de tasas de interés en el año , comentó Chris Rupkey, economista jefe de MUFG Union Bank en Nueva York.

El Departamento de Comercio dijo que las ventas minoristas aumentaron 0.4% el mes pasado, tras un avance revisado de 0.1% en marzo. En términos anuales, las ventas minoristas subieron 4.5% en abril.

Una encuesta de Reuters proyectaban una mejora de 0.6% en las ventas minoristas del mes pasado. Excluyendo automóviles, gasolina, materiales de construcción y servicios alimenticios, treparon 0.2% tras avanzar 0.7% en marzo. Estas ventas subyacentes se relacionan de forma más estrecha con el componente del gasto del consumidor del Producto Interno Bruto (PIB).

El gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, se incrementó a una tasa anualizada de 0.3% en los tres primeros meses del año, su ritmo más débil desde el cuarto trimestre del 2009. Esto contribuyó a ceñir el crecimiento del PIB en el primer trimestre a una tasa de 0.7 por ciento.

En otro reporte presentado el viernes, el Departamento del Trabajo dijo que su Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió 0.2% tras una caída de 0.3% de marzo. El alza sugiere que el descenso de marzo, el primero en 13 meses, habría sido una anomalía.

En los 12 meses hasta abril,la inflación subió 2.2 por ciento. Si bien esa cifra es inferior al alza de 2.4% de marzo, el incremento interanual en el indicador sigue siendo más alto que el aumento anual promedio de 1.7% de los últimos 10 años.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron tras conocerse los datos, mientras que las acciones bajaron y el dólar cayó ante una canasta de seis destacadas monedas.

Los futuros de fondos de la Fed mostraron que los operadores creen que hay una probabilidad algo menor a 75% de que la Fed suba las tasas en su reunión de política de los días 13 y 14 de junio. Pero las posibilidades de que el banco central estadounidense eleve los tasas dos veces antes de fin de año bajaron tras los datos del viernes.

Hasta cierto punto, esta nueva debilidad en la inflación de los precios se debe a presiones competitivas más que a una débil demanda, por lo que la Fed puede permitirse descontarla , dijo Paul Ashworth, economista jefe para Estados Unidos de Capital Economics en Toronto.

El gasto del consumidor está siendo respaldado por un sólido mercado laboral, resaltado por una tasa de desempleo que se ubica en mínimos de 10 años, de 4.4 por ciento.